La impactante historia de Paquita, la mujer que vive con una familia de muñecos hinchables

Cada mañana se levanta y comparte desayuno con su marido Agustín, que es de plástico

Actualizado:

Paquita es una mujer mayor. Vive sola y sufre por ello. Intenta por todos los medios dar solución a su soledad. Por eso, cada mañana se levanta y se prepara el desayuno que comparte amablemente con un muñeco hinchable que representa a su marido Agustín. También da una paga a escondidas a su nieta Alba para que se la gaste en «cosillas de jóvenes», o hace punto junto a su hijo José María mientras mira a su perro Rufo, también todos ellos figuras de plástico. Así convive cada día: el tradicional cocido de los domingos en familia, la celebración de las doce campanadas de fin de año, las conversaciones rememorando el pasado junto a su marido...

Esta historia surrealista y absurda representa una campaña de la ONG Grandes Amigos para luchar contra la soledad de los mayores. Es un intento de mostrar a la sociedad cómo se siente una persona mayor ante la soledad impuesta, un sentimiento que puede afectar a la calidad de vida, la salud y la dignidad de quien la padece. Aunque vivir solo no significa sentirse solo, hoy casi dos millones de mayores viven solos, lo que supone un factor de riesgo para sufrir soledad y sus efectos en la salud si no se cuentan con los lazos afectivos suficientes.

Los datos apuntan a que cerca de 400.000 mujeres de 84 años o más viven solas, muchas de ellas con dificultades de movilidad, viviendas no accesibles (como vivir en un piso alto sin ascensor), una o varias enfermedades crónicas, bajos recursos y carencia de lazos afectivos, tanto familiares como vecinales.

Este es el motivo por el que la ONG Grandes Amigos ha querido lanza la campaña «Familias hinchables, una mala solución para la soledad», para alertar de esta situación que sufren tantas personas en nuestro país de forma diaria. Según apunta a ABC José Ángel Palacios, portavoz de esta organización, «pretendemos sensibilizar sobre un problema que parece invisible en nuestra sociedad, pero que genera mucho sufrimiento y está ahí. Se trata de una llamada de atención para que, entre todos, aportemos soluciones porque —matiza— no se trata de dotarles de más recursos económicos, ni siquiera de pagar a alguien para que se siente a su lado y puedan decir estos mayores que no están solos, sino de regenerar lazos afectivos, haciendo partícipes a estas personas de la vida de nuestras familias, del barrio y de la sociedad en general, apostando por medidas de voluntariado o de recursos vecinales de acompañamiento que generen verdaderos vínculos de afectividad. La ciudadanía, con pequeñas acciones, puede cambiar la vida de estas personas. Para ellos hace falta una compañía real de carne y hueso».

En opinión de Palacios solo de esta manera se puede revertir el sentimiento de soledad. «Hay que fomentar la amistad en la compañía como mejor remedio al sufrimiento de sentirse solo. Tras nuestra experiencia de más de 15 años hemos comprobado que solo de este modo se mejora el estado de ánimo, la salud, calidad de vida y socialización de estas personas que se sienten abandonadas. Por ello, a través de la web familiashinchables.com canalizará la participación ciudadana para hacer voluntariado y sumarse a la recaudación de fondos, que permitirá ampliar los programas de acompañamiento y socialización a mayores».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia