Vídeo: Atlas

Los abuelos tienen más cultura y salud, pero la misma carga con los nietos

El 26 de julio se celebra el Día de los Abuelos, una fecha para la que los expertos en familia reclaman más notoriedad

Actualizado:

Hoy se celebra el Día de los Abuelos, una jornada que complementa al Día de la Madre y al Día del Padre y que se festeja en los países de cultura cristiana por ser cuando la liturgia católica conmemora a San Joaquín y a Santa Ana, padres de la Virgen María y, por tanto, abuelos de Jesús.

Pese a esta celebración, para Juan Manuel Martínez, presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma), hace falta sensibilizar a la sociedad sobre el valor que aportan las personas mayores lejos de los estereotipos de edad, «los conocidos como “edadismos” que asocian vejez con enfermedad, tristeza, declive o aburrimiento. Se debe naturalizar la vejez como una etapa más del crecimiento personal y continuidad del proyecto vital».

En ese sentido, Pilar Rodríguez, presidenta y fundadora de Fundación Pilares, explica que «la longevidad no es que la vejez sea más larga, sino que se ha retrasado. Por ello, muchos abuelos son en la actualidad mucho más jóvenes que los de generaciones pasadas». Sin embargo, añade que, a pesar de tener mayor cualificación, conocimientos, mejor situación económica y salud, «la carga en el cuidado de nietos es la misma». Tanto es así que diversas encuestas apuntan que el 50% de los abuelos coinciden al asegurar que la atención de los nietos «es un hecho cotidiano, no algo puntual».

La abuela esclava

Lo que se ha denominado como «síndrome de la abuela esclava» genera, según esta experta, un alto grado de estrés (al tener que llevar a los niños al colegio, prepararles la comida, jugar con ellos en el parque...), lo que puede dañar la salud de los mayores. Por ello, considera que los hijos no deben dar por sentado que disponen de todo el tiempo de sus padres para que cuiden de los nietos. «Los mayores, por ejercer de abuelos tantas horas al día están perdiendo muchas oportunidades de salir, de relacionarse, mantener su proyecto de vida. Son cuestiones que no suelen tomarse en cuenta y no debería ser así».

Explica Pilar Rodríguez que el psicoanalista Erik Erikson fue el primero en hablar del concepto de «generatividad» como la capacidad al avanza en edad de ver todo lo que se ha logrado en la vida y, al mismo tiempo, analizar todos los deseos que quedan por cumplir. «Por ello, los abuelos tienen mucho por hacer y no se les puede limitar por estar con los nietos todos los días. Es una situación que se debe negociar entre todos, y los hijos deben tenerlo muy en cuenta porque, aunque es difícil que sus padres digan «no» a los nietos, no se puede permitir que se generen situaciones de abusos y que los abuelos dejen de hacer aquello que a ellos les gustaría».

Aún así, el presidente de Ceoma explica que antes los abuelos y nietos tenían una relación más estrecha porque, con mucha frecuencia, al enviudar, el abuelo o la abuela solía ir vivir en casa de los hijos con los nietos. «Hoy la situación es diferente –señala–. Los abuelos prefieren quedarse en su propia casa y, además, los pisos son de menor tamaño por lo que convivir con el abuelo generalmente supone que el nieto deba compartir su habitación con él o cedérsela, lo que influye en enturbiar la relación. Es mucho mejor que el nieto tenga ganas de ver al abuelo a que sienta fastidio por compartir su pequeño espacio en el hogar».

«Pero no se lo digas a tu padre»

Añade Juan Manuel Martínez que los mayores disfrutan mucho de los nietos, sobre todo cuando no pudieron hacerlo de la misma manera con sus hijos por obligaciones laborales y porque hace años había otra concepción de la figura del padre en la vida familiar. «Por eso, hoy se manifiestan más cariñosos y generosos con los nietos. Además –advierte– estar con los niños despierta en los mayores una gran ilusión que les ayuda a envejecer con mayor calidad. Sin ilusión no hay envejecimiento activo», puntualiza.

Respecto a la relación con los nietos cuando son adolescentes, reconoce que puede ser algo más complicada si no se ha trabajado con anterioridad el afecto y el cariño, «pero si se ha hecho desde su infancia, el nieto verá en su abuelo a un referente al que acudir con frecuencia para desvelar sus confidencias y pedirle consejo por su experiencia de vida».

En la misma línea se manifiesta la presidenta de la Fundación Pilares al apuntar que entre abuelos y nietos se crea un vínculo familiar de confianza muy especial «y no son pocos los casos en los que se dicen frases como “pero no se lo digas a tu padre”, dada la gran complicidad de su relación».

La lacra de la soledad

Pese a todo, el presidente de Ceoma es consciente de que hay muchos mayores que viven en soledad, pero no es para nada partidario de crear un Ministerio de personas mayores o abuelos, ni siquiera del Ministerio de la Soledad de Inglaterra, «puesto que estas decisiones, lo único que generan es que la gente mayor sea considerada como un gueto en nuestra sociedad. No es el objetivo, los mayores deben estar integrados en la sociedad como cualquier persona con independencia de si son abuelos o no, o la edad que tengan», concluye.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia