Familia

Si cumples estas 8 recomendaciones al inicio de curso mejorarás la educación de tus hijos

El profesor Víctor Arufe señala una serie de pautas para mejorar el bienestar y en la vuelta al cole

Actualizado:

Empezar el nuevo curso escolar con buen pie es el deseo de todas las familias para sus hijos. Sin embargo, muchos padres no son del todo conscientes de que su forma de actuar, transmitir mensajes y gestos a sus pequeños respecto al colegio determina en gran medida la actitud con la que los pequeños afrontan su nueva etapa escolar.

Victor Arufe, profesor de la facultad de Educación de la Universidad de La Coruña, explica a ABC que las primeras semanas de clase son fundamentales y determinarán el ritmo y buena actitud de los niños durante el resto de curso. «Es el momento de sentar las bases, hábitos y rutinas para que fluyan de forma positiva. Si se empieza "con mal pie" costará mucho reconducir al niño. Las familias tienen en sus manos el poder de que el niño empiece de forma adecuada y con optimismo el colegio, porque los padres, no deben olvidarlo, son los protagonistas de la educación de sus hijos», puntualiza.

Por este motivo, Arufe destaca las siguientes pautas a seguir por los padres para que el año escolar sea lo más satisfactorio posible:

1. No empieces criticando al profesorado

Como en cualquier ámbito de la vida hay unas persona por las que se siente más afinidad que otras. El colegio no es una excepción: siempre hay profesores más implicados y cercanos a los alumnos que otros. Los estudiantes serán pequeños, pero saben muy bien apreciar el grado de implicación de sus maestros y expresar sus preserencias por uno u otro docente.

Por este motivo, si en este curso les ha va a dar clase un profesor que no es de su total agrado (ni de los padres), es importante, tal y como aconseja Víctor Arufe, que la familia no le critique delante del pequeño. «Es quizá lo peor que puedas hacer, aumentarás su malestar en clase. Dale un giro de 180º a tu forma de pensar. Intenta que afronte la situación como un reto en lugar de como un problema. El reto debe ser "ganarse" al profesor. Insístele en que atienda mucho a las explicaciones, que sea participativo, educado, sociable, que levante la mano cuando el profe pida voluntarios...».

Asegura que, de este modo, se logrará transformar ese hipotético ambiente negativo en una oportunidad para aprender a adaptarse. Aconseja a los padres que demuestren a su su hijo que él puede con eso y con mucho más. Se trata de un pequeño entrenamiento que les servirá para el resto de su vida, puesto que según vayan creciendo y adentrándose en el mundo adulto se cruzarán en su camino con multitud de situaciones y personas que no serán afines y con las que quizá tendrán que colaborar codo con codo.

No obstante, «en caso de tratarse de algo más serio es conveniente hablar con el profesor directamente», apunta Arufe.

2. Inicia el trabajo de rutinas de estudio

Muchos niños cuando llegan a casa, y bajo la insistencia de los padres de que se pongan a estudiar, aseguran que no tienen nada que repasar esa tarde porque no tienen exámenes. Para el profesor Arufe el hábito de estudio debe instaurarse desde el primer día de clase. Recomienda que, si no tienen nada que estudiar, pueden aprovechar el tiempo para leer un libro, buscar en internet cosas de interés relacionadas con la materia impartida, ordenar las libretas de las materias, o cualquier otra tarea vinculada con la escuela. «Lo ideal —aconseja— sería establecer 30-60 minutos al día de lunes a viernes, dependiendo del nivel educativo y de la carga de actividades que tenga el niño por las tardes».

3. Inscribe a tu hijo en un deporte

Nadie duda ya sobre los beneficios de realizar una actividad física. El principio de curso es el momento ideal para apuntarle a una escuela deportiva o extraescolar que le ayudará a mejorar su estado físico y mental y aprender de la disciplina en su práctica, así como a relacionarse con los demás y sociabilizarse en un ambiente ameno.

4. Completa la formación con educación artística o musical

Según Víctor Arufe, la música junto con la educación artística y física, son dos grandes olvidadas del actual currículo educativo. Aconseja a los padres que doten a sus hijos de la posibilidad de enriquecer su capital humano aprendiendo a tocar un instrumento, a dibujar, pintar.... «Dos horas a la semana puede ser más que suficiente para "enganchar" poco a poco a tu hijo hacia alguno de estos artes. El teatro, la danza o el baile son también grandes actividades abandonadas».

5. Recuérdale el ABC de su comportamiento en el colegio

Para evitar problemas, y para mayor tranquilidad de los padres, no hay que dudar en repetir a los niños que deben tener un comportamiento adecuado en el colegio. Víctor Arufe propone no olvidar recordarles que no se meta con ningún niño en clase, hay que hacerle ver la gravedad del bullying en las aulas y advertirle que si ve que hay algún niño que lo está pasando mal o se están metiendo con él que lo defienda y avise a los profesores.

También propone insistirle para que atienda en clase, «es muy importante no estar distraído para no perder el hilo de la explicación», y anímale a utilizar estas seis palabras mágicas: perdón, piensa (en el otro), lo siento, por favor, amor y gracias.

6. Recomiéndale que se inscriba en algún club que se pueda crear en el centro educativo

De ciencia, de radio, de tecnología, de práctica deportiva, de lectura... Cada vez son más los colegios que se animan a crear diferentes clubes para los alumnos. «Estos clubes en el fondo son horas extras de trabajo de algunos docentes motivados que disfrutan de su profesión y desean contagiar su pasión al alumnado —apunta el profesor—. La mejor forma de agradecer este esfuerzo altruista es que tu hijo se apunte a uno de ellos, y además mejorará su competencia en esos contenidos, reforzará el aprendizaje de diversas materias y a lo mejor se aficiona a ellos».

Propone, además,que si el colegio no cuenta con algún club, es el momento de animar a los responsables del centro a crearlo. Las opciones son numerosas: de astronomía, de pequeños biólogos, de horticultores, de dibujo, de papiroflexia, de globoflexia...

7. Favorece el aprendizaje del inglés

Nadie duda de la importancia de dominar otros idiomas, fundamentalmente el inglés. Arufe considera que hay que fomentar el aprendizaje, por ejemplo, a través de la televión, poniendo dibujos animados en inglés.

Señala que también se debe animar a los adolescentes a descargar aplicaciones de aprendizajes de idiomas para el móvil o hacer actividades online en webs específicas de lenguas extranjeras. «Y si tu hijo tiene tiempo y ganas de aprender más también tienes la mejor opción que es acudir a una academia o clases particulares», propone este docente.

8. Enséñale a cuidar el material escolar

En todos los colegios hay niños «maleducados o no educados» que se dedican a romper el material de otros, a pintar en los libros, a fastidiarle la punta al grafo o al bolígrafo, etc. «Enseñar a nuestros hijos a cuidar y conservar en buen estado el material es primordial para mejorar la convivencia en las aulas. Si lo rompe él mismo a propósito indícale que lo tiene que reponer con su paga o sus ahorros. No compres el material de repuesto de inmediato porque no aprenderá el valor de las cosas. Debemos educar para el no consumismo y para el cuidado y respeto del material escolar propio y ajeno», concluye Víctor Arufe.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia