«Los niños saben captar perfectamente los mensajes que encierran los cuentos clásicos»

Una experta reclama «la importancia que tienen los cuentos clásicos, que han servido para enseñar a leer a muchas generaciones»

MADRIDActualizado:

La profesora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNI) Concepción María Jiménez, premiada por su trabajos sobre iniciación a la lectura, reivindica el papel de los cuentos clásicos para iniciar a los niños pequeños en la lectura «a pesar de que ahora se critiquen tanto».

Jiménez es profesora en los grados de Educación Infantil y Primaria de UNIR y también en el Máster de Didáctica de la Lengua en Educación Infantil y Primaria; en su currículum destaca el Premio Nacional de Dinamización Lectora logrado en 2003.

Esta experta subraya a Efe su preocupación porque «es evidente que el nivel de lectura entre los niños y los jóvenes ha bajado» debido a que «hay otras formas de ocio -en especial internet y los videojuegos- que requieren menos esfuerzo» y «esas alternativas van en detrimento de la lectura».

No obstante «hasta los diez u once años los niños sí quieren leer», asegura, y «es justo después cuando lo dejan» y «si en la adolescencia el chaval forma parte de un grupo en el que no se lee, él tampoco lo hace».

El ciclo de la lectura

Pero ve esperanzada como «quienes empezaron bien, a partir de los dieciocho o los veinte años, vuelven a la lectura». «El ciclo de la lectura es el de una niña o niña a la que le contaban cuentos y los leía, lo deja en la adolescencia y a partir de los veinte regresa a los libros».

Por eso, para por lo menos continuar con esa dinámica, reclama «la importancia que tienen los cuentos clásicos» que han servido para enseñar a leer a muchas generaciones y que «alimentan el pensamiento simbólico de los niños, que es fundamental».

Ahora, reconoce, se critica a cuentos como La Cenicienta, Caperucita o Los tres cerditos «porque se ve en ellos sexismo, violencia y otras cosas negativas» algo con lo que no está de acuerdo. De hecho, Jiménez recalca que «las alternativas que se les presentan hoy a los niños tienen mucho más de todo eso, especialmente en televisión e internet» mientras que los clásicos «ofrecen enseñanzas muy valiosas a los niños».

«Los clásicos son un envoltorio de sabiduría que va directamente al corazón de los niños», afirma, «frente a mensajes que no se critican tanto en libros o programas de televisión que sí cosifican a la mujer de verdad y que están a la vista de los más pequeños». Además incide en la validez de los clásicos para enseñar conceptos «reales» a los niños «de una forma en la que aprenden cuestiones que, incluso, son duras, pero lo hacen con un envoltorio mágico».

«Ahora hay una corriente de literatura infantil que trata de presentarle a los niños un mundo ideal, en el que no haya nada que les incomode y se llega a presentar a una Cenicienta valiente o al lobo bueno, que es algo contrario a lo que planteaban las obras clásicas», asegura.

Además «se busca incidir en lo políticamente correcto» con esos planteamientos «y se pierde la fantasía y las emociones que hay en los cuentos» aunque en ocasiones se trate de conceptos negativos, como la envidia, el egoísmo o la crueldad «que son cosas reales» y que se «enseñan así de una forma eficaz para la mente de un niño pequeño».

«Se educa a los niños, en ocasiones, como si fueran tontos», lamenta, y apunta a que «tampoco es algo nuevo, hasta Miguel Delibes lo decía en ocasiones».

Pero frente a «una moralina simplona que se trata de imponer ahora» ella incide en que «los niños saben captar perfectamente los mensajes que encierran los cuentos clásicos y saben comprender que son obras no literales que les enseñan cosas importantes de forma simbólica», concluye la especialista en iniciación a la lectura y profesora de UNIR.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia