Moisés sí que es un #realinfluencer

Ponen en marcha una campaña para poner en valor el papel del profesor en la sociedad

MADRIDActualizado:

Todos los días, Moisés Llorente acude a su trabajo en el colegio Madrigal (Madrid) para impartir clase a sus alumnos. Pero su interés no queda ahí. Su amor por la profesión, su ansia de mejorar, de avanzar, de ofrecer cada día lo mejor a estos chicos le ha hecho ser el promotor, junto con otro compañero, de InnoBAR. La iniciativa trata de organizar encuentros entre la comunidad educativa en los que compartir recursos y consejos en un entorno distendido. Tanto, que se celebran en bares. «Nosotros invitamos a la primera consumición, porque nuestro objetivo es conseguir un ambiente cómodo, distendido y cercano, riguroso e interesante, pero alejado de la ceremoniosidad de los congresos y jornadas tradicionales. Por supuesto, es gratis, pero es necesario inscribirse previamente», advierte. Llorente participa en la campaña que se pone en marcha hoy y que, bajo el hashtag #realinfluencers, pretende que todos reflexionemos sobre el valor real de los profesores en nuestras vidas en particular y en la sociedad en general. Puedes ver el vídeo con su propuesta aquí: I am not a #realinfluencer.

—¿Cuál es el profesor que más te marcó, y por qué consideras que fue un «real influencer» en tu vida?

—Han sido muchos y por muy diferentes razones. Pero me quedo con José Manuel, profesor de Física en 2º de Bachillerato. Además de despertar mi interés por la materia y las ciencias en general, me demostró que un profesor podía ganarse el respeto y la atención de sus alumnos desde la cercanía y la amabilidad, y no desde la imposición de autoridad. Motivación frente a imposición de disciplina porque sí. Cada día al entrar en el aula tengo ese modelo presente en mi cabeza.

—¿Siempre quisiste ser profesor? ¿Por qué?

—No siempre, de hecho estudié Ingeniería de Telecomunicaciones antes que Magisterio y dediqué nueve años de mi carrera profesional al mundo técnico audiovisual. Ahora puedo decir que tengo la gran suerte de aunar mis dos pasiones, la docencia y la tecnología, en una misma profesión, ya que actualmente imparto Tecnología, Programación y Robótica en secundaria.

—¿Qué cualidades piensas que debe tener un buen docente hoy en día?

—Un docente debe tener en cuenta que, ante todo, está tratando con personas, con su diversidad y circunstancias personales cambiantes. Dar clase es mucho más que impartir conocimientos, la parte emocional es la gran olvidada de la educación y sin embargo es clave para que un grupo o clase funcione. Conectar con los alumnos, sus intereses, gustos y motivaciones y crear un buen clima en clase es fundamental. A partir de ahí todo es mucho más fácil y enriquecedor para todos.

—¿Qué falta para que la sociedad os considere como «real influencers», que es lo que de verdad sois?

—Que la sociedad confíe en nosotros y nuestro trabajo sin entrar en debates estériles que se alejan mucho del verdadero objetivo de la educación. Y sobre todo quitándonos los complejos, en este país hay excelentes profesionales haciendo las cosas muy bien. En innovación educativa estamos a la vanguardia en muchos aspectos y los resultados se verán a medio plazo. En estos momentos hay todo un movimiento innovador espontáneo que ha surgido de los propios docentes que nos hace ser muy optimistas de cara al futuro. El gran reto de la escuela del siglo XXI es preparar a sus alumnos para desenvolverse con garantías en esta gran red conectada que es la sociedad actual. Si nosotros, los maestros y profesores, somos «real influencers» porque transmitimos valores positivos en el día día en nuestras aulas, tenemos que tratar de que nuestros alumnos también lo sean de algún modo en su círculo de influencia, sea el que sea. «Real influencers» educando a «real influencers», solo así podremos mejorar la sociedad.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia