No a todos los niños les van bien todos los centros.
No a todos los niños les van bien todos los centros.
Una decisión que acompañará largo tiempo

Los mejores consejos para elegir colegio

Muchos centros ofrecen jornadas de puertas abiertas

MADRIDActualizado:

Llega la primavera y también ese momento en el que multitud de padres tienen que tomar la importante decisión de elegir el centro educativo al que van a llevar a sus hijos. Y no es una cuestión baladí, porque es una elección cuyas consecuencias pueden durar un mínimo de nueve años si es colegio público y hasta quince si el centro elegido es concertado o privado. Hay que tener en cuenta muchas cosas pero sobre todo y lo más importante, ¿le viene bien a mi hijo este colegio?

Para la pedagoga Beatriz Pérez es muy importante tener en cuenta a cada individuo «no todos son iguales. Cada niño necesita una atención diferente y exclusiva, y cada uno es un mundo» añade «lo normal es llevar a todos los hermanos en el mismo colegio, pero no podemos pedir que todos los hijos se adapten igual a un centro escolar. Hay que buscar el lugar en el que el menor se pueda desarrollar mejor, aunque nos cueste un esfuerzo tenerlos en colegios diferentes». Por su parte, la psicóloga Elena Sáinz, afirma que «los gabinetes psicológicos escolares son muy importantes, deben estar al tanto de las necesidades especificas de los niños y pueden orientar a los padres en cualquier problemática o diferencia que encuentren»

«Los padres piden libertad de elección de centro, pero libertad efectiva, que la situación económica no sea un condicionante a la hora de elegir colegio». Explica José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas. Añade que «la formación en valores es muy tenida en cuenta, sumada a un clima social que propicie la amistad entre niños». Alvira resalta un aspecto que los progenitores requieren a la hora de matricular a sus hijos «la atención personalizada es un punto a favor del colegio, los centros deben ayudar a formar el proyecto de vida de los estudiantes desde su primera infancia».

Por todo ello, a la hora de elegir, hay una serie de aspectos que deberían ser contemplados.

La cercanía. Aunque no debería ser un factor determinante, si hay que tener en cuenta que los niños pasan muchas horas en el centro escolar y estar más tiempo en el coche o en el trasporte público puede ser agotador.

El proyecto educativo y el ideario. Tanto si es un centro tradicional o con un sistema alternativo hay que informarse bien de cuál es la forma de trabajo que siguen. No a todos los niños les va igual de bien el mismo método. Y el ideario también es importante. Hay padres que priman la formación en religión católica sobre otros aspectos, por lo que la opción pública queda prácticamente descartada. También la educación diferenciada es una opción, aunque esta solo se da en los colegios privados.

Personal docente. Es bueno conocer a los profesores que trabajan en el colegio o tener referencias. Hay que recabar opiniones de varios padres para formarnos una opinión completa.

Bilingüismo. En el mundo en el que vivimos hay que saber idiomas. Por ello, cada vez más colegios se ofertan como bilingües. Esto no debe implicar que se abandonen otras áreas. Es bueno confirmar que los profesores que van a impartir clase son realmente bilingües, o mejor, nativos.

Las instalaciones. No se trata de primar que tengan pizarras digitales, piscina y pista de atletismo, sino que los elementos que tengan estén bien cuidados y en condiciones óptimas para que los niños jueguen sin peligros.

Las aulas deben ser seguras.
Las aulas deben ser seguras.

Gabinete psico-pedagógico. No es obligatorio tenerlo, pero sí que es un punto a favor. Y no sólo para los problemas de aprendizaje y psicológicos que puedan presentar los niños, también son unos estupendo mediadores en el caso de conflicto entre los alumnos.

Servicio de comedor. Imprescindible para algunas familias. Sin él no podrían conciliar. Hay que tener en cuenta de dónde procede la comida: si es un catering o el colegio dispone de cocina propia.

Contar con servivio de cocina es un punto a favor.
Contar con servivio de cocina es un punto a favor.

Extraescolares. Estas clases deben ser actividades que ayuden al rendimiento académico o a la formación (ajedrez, idiomas...). Algunos centros ofrecen servicio de cuidado de niños madrugadores, de gran utilidad para padres que entran pronto a trabajar.

AMPTA. Estas asociaciones de madres, padres y tutores de alumnos funcionan por el interés de los progenitores. Ofrecen actividades creativas para los niños y pueden hacer presión para que se cambien aspectos del colegio.

Burocracia. En centros concertados y públicos, la consejería de educación de cada Comunidad Autónoma es la que dicta los documentos a presentar y delimita los puntos a otorgar por familia. Cuando se trata de centros privados cada uno de ellos va a indicar cuáles son los pasos a seguir y la documentación que hay que presentar para matricular al niño. En estos centros la admisión se rige por criterios propios y no tienen un sistema de puntos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia