La ilusión de la Resistencia

Actualizado:

El libro parece no pecar de centralidad franco-alemana, aunque aporta comparativas entre ambos estados, y siguiendo la preferencia alemana por el segundo plano el estudio ha estado dirigido por el francés Guillaume Le Quintrec. En el Figaro explica cómo se ha revelado la distinta cultura educacional entre el modelo alemán de debate y la autoridad profesoral francesa. Tampoco fue fácil aunar las competencias educativas de un estado centralizado francés y de 16 regiones alemanas, con voz propia, aunque poseen la coordinación del consejo federal escolar. Pero el principal punto de contención no ha sido franco-alemán sino el entendimiento del papel de EE.UU.: «Los alemanes veían nuestro punto de vista como antiamericano y los franceses los veíamos a ellos como proamericanos»; a su turno, los alemanes veían a los franceses más comprensivos con las dictaduras socialistas del Este. Pero en las sugerencias de actividades, los diez historiadores no dudan en recomendar la novela de Le Carré «El espía que vino del frío» o el filme de Kubrick «Dr. Strangelove».

Fuentes alemanas han señalado que el serio respaldo encontrado tanto en Chirac como en el ex canciller Schröder ha sido capital para resolver el proyecto. Este primer manual, que parte de 1945 con la derrota y la ocupación pero aborda la tendencia francesa a identificarse con la Resistencia y disimular Vichy, al igual que la nula oposición alemana a Hitler, cursará en los últimos años de instituto. Frente a discrepancias en manuales por toda Europa, en torno a desgracias recientes como los Sudetes, el desplazamiento de Polonia o la historia del Tirol, los historiadores creen que es un primer paso a seguir, a fin de servir a la historia en su conjunto más que al sentir diferenciado.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia