El fracaso escolar llega al 30,8 por ciento y frena las expectativas europeas

M. ASENJO
MADRID Actualizado:

El fracaso escolar alcanza al 30,8 por ciento de los estudiantes, lo que se traduce en que cada año 135.000 jóvenes españoles no alcanzan los objetivos educativos que les corresponden. Así se desprende de un estudio realizado por la publicación «Magisterio». El informe, difundido ayer por sus promotores, revela que entre 2000 y 2006, año en que concluye el periodo de análisis del documento, el fracaso creció 4,3 puntos y que en los dos últimos años de referencia se acumuló un incremento de 2,3 puntos, 1,2 en el año 2006.

Según las conclusiones difundidas ayer por la publicación, las regiones con mayor fracaso son Ceuta (52 por ciento), Comunidad Valenciana (39,7), Baleares (38) y Melilla (37,5). Las que sufren este fenómeno en menor medida son Asturias (16,5) y el País Vasco (17), seguidas por Navarra, Cantabria y Castilla y León, las tres con poco más del 22 por ciento de abandonos.

La peor evolución la registran la Comunidad Valenciana (14,4 puntos más desde 2000) y Andalucía (7,3 puntos más). Si se computa sólo el año 2006, Navarra ha empeorado 4 puntos, la Comunidad Valenciana 3,9, Castilla-La Mancha 3,4 y Aragón 3,3.

Diferencias acusadas

Como en anteriores y similares investigaciones, las diferencias por sexos son muy acusadas. Así, mientras fracasan un 23,6 por ciento de mujeres, el porcentaje de hombres que no alcanzan la titulación mínima exigida llega al 37,6 por ciento, lo que se concreta en 14 puntos más. La probabilidad de fracasar de una alumna vasca o asturiana ronda el 10 por ciento, mientras que la de un estudiante valenciano o ceutí se multiplica por cinco.

El autor del informe sostiene que, con estas conclusiones, hay que retrasar la posibilidad de cumplir los objetivos de la Declaración de Lisboa para 2010, referidos al abandono educativo temprano y al nivel educativo de los jóvenes al menos hasta 2015. Las previsiones fijan en un 85 por ciento el porcentaje de alumnos que deben conseguir el título de Secundaria posobligatoria (Bachillerato o FP), o lo que es igual, el fracaso debe descender hasta el 15 por ciento. La interpretación de los datos realizada por Magisterio dice que «aunque el aumento de la inmigración puede influir en el aumento de la tasa», otros datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) «permiten suponer que el aumento del fracaso escolar debido a la inmigración desde 2000 es de aproximadamente dos puntos, por lo que la mitad de la variación -y el ya endémico que afecta todos los años a más de la cuarta parte de la población- es independiente de los fenómenos migratorios,y se nutre íntegramente de los estudiantes españoles».

El mapa muestra que el fracaso escolar es más pronunciado en el sur de la Península, en las ciudades autónomas y en los archipiélagos. No obstante, el estudio prefiere establecer cuatro grupos. En el primero,por encima del 35 por ciento están Ceuta, Comunidad Valenciana, Baleares, Melilla y Canarias. En el segundo, aún por encima de la media, se encuentran Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y Extremadura. Muy cerca de la media están la Comunidad de Madrid, junto a La Rioja, Aragón y Cataluña. El último grupo, incluye a Castilla y León, Galicia, Cantabria, Navarra, País Vasco y Asturias, las únicas que están por debajo del 20 por ciento y que aparecen muy cerca de alcanzar los niveles de titulados sugeridos por Lisboa en la mencionada Declaración de Lisboa para 2010.

Estas cifras guardan algunas diferencias con el Informe Pisa 2006, ya que en éste Asturias y País Vasco obtenían resultados muy negativos y en la valoración de Magisterio están entre los mejores. El cálculo del fracaso se ha realizado restando a cien la tasa bruta de graduados en Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

Respuesta de Educación

El Ministerio de Educación, Política Social y Deporte calificó estos datos de «manipulados, anticuados y técnicamente incorrectos». Un portavoz del departamento de Mercedes Cabrera indicó que en el estudio no se han tenido en cuenta los programas de mejora creados por la Ley Orgánica de Educación (LOE). Esta fuente recordó las palabras de Cabrera en el Parlamento el pasado mes de mayo según las cuales la tasa de alumnos que no acaba la ESO es del 29,6 por ciento y la de titulados en Bachillerato y FP, del 61,1 por ciento.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia