Vuelta al cole 2018

La figura del «alumno lazarillo», esencial en los primeros días de colegio

A los nervios por volver a empezar, se le puede añadir un plus: ser «nuevo en clase», donde la situación se complica emocionalmente

Actualizado:

La vuelta al colegio significa el comienzo de un nuevo curso, nuevos profesores y nuevos compañeros, toda una revolución de emociones, expectación y nervios. Pero si a esta sensación de nervios se le añade la circunstancia de que eres «nuevo en el colegio», la situación puede ser mucho más complicada emocionalmente.

Los alumnos nuevos deben enfrentarse a un ambiente diferente, con profesores y compañeros que no conocen, espacios y rutinas por aprender, y a la incertidumbre de cómo se adaptarán.

Desde el Departamentos de Orientación de Joyfe han expuesto un plan específico para facilitar la incorporación de los «nuevos» a la vida del colegio. En él destaca una figura clave: el «alumno lazarillo».

Este alumno servirá de guía, consultor e iniciador de las relaciones sociales para el nuevo alumno, y de esta manera se verá arropado en las situaciones y circunstancias en las que la formalidad del profesorado no alcanza a estar a su lado.

Todos los pequeños detalles del día a día le serán trasmitidos a través de esta figura (por eso se hace de especial relevancia la compatibilidad de caracteres entre el «lazarillo» y el alumno nuevo).

Este «alumno lazarillo» tendría un seguimiento por parte del tutor y del departamento de orientación, sobre su evolución y estado de adecuación a tal tarea, y por supuesto siempre desde la voluntariedad del puesto.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia