jOSÉ RAMÓN LADRA

Dislexia«Esta dificultad específica de aprendizaje es una verdadera trituradora de niños»

Entrevista con Luz Rello, investigadora y autora de «Superar la dislexia»

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Luz Rello fue una niña con dislexia, que sufrió los estragos de no haber contado con un diagnóstico adecuado. Pero gracias a su tesón, se convirtió en investigadora, y hoy se enorgullece de ser la fundadora de ChangeDyslexia.com, una empresa social que ofrece de forma gratuita herramientas de detección precoz de este trastorno. Rello, que también es Premio Princesa de Girona 2016, acaba de publicar su libro «Superar la dislexia».

Usted remarca que la dislexia no es una enfermedad y que, por tanto, no tiene cura, pero sí solución.

La dislexia no es una enfermedad, y en esto está de acuerdo toda la comunidad científica. Es una dificultad específica del aprendizaje, que se caracteriza por problemas con el reconocimiento de palabras en forma precisa o fluida, deletrear mal y poca capacidad ortográfica, y que tiene un origen neurobiológico. Pero hay cosas que ayudan a superarla, como reforzar la memoria, el pensamiento visual, la técnica de estudio, y las emociones y la autoestima de los menores afectados, que se ve muy dañada... En este sentido, siempre doy el mismo consejo a los padres: que quieran a sus hijos a tope, de manera incondicional. Que los más pequeños vean la casa siempre como un lugar amable.

¿Por qué es tan difícil de detectar?

Porque el español es una lengua de las llamadas «transparentes»: lo que se escribe y lo que se lee es muy parecido, salvo rarísimas excepciones. Eso hace que la dificultad sea menos palpable. Teniendo en cuenta que las faltas de ortografía son las mismas en un niño con que sin dislexia, y que el índice más fiable para realizar un diagnóstico es la velocidad de lectura, es complicado. De ahí que no se puedan realizar pruebas de una forma fiable hasta los 7 años. Y que haya diagnósticos más tardíos, hechos en Secundaria... ¡e, incluso, en la Universidad!.

¿Cuál sería el indicativo para padres y profesores?

Si un progenitor ve que su hijo es inteligente, que no tiene ningún problema, que trabaja mínimamente, pero que no tiene buenas notas... ahí está pasando algo. Porque claro, la manera de aprender y de evaluar en el sistema educativo es a través de la lectoescritura. Si tienes ese canal dañado... Los niños afectados normalmente piensan que son tontos, pero ni son tontos, ni vagos, ni despistados.

¿Están los docentes preparados para detectarlo, en primera instancia?

A lo mejor no lo están todos, pero creo que sí hay un movimiento docente, de profesionales con ganas de formarse, y mucha concienciación sobre las dificultades. Pienso que la docencia es muy vocacional, y así me lo transmiten los sábados, cuando doy una conferencia y asisten doscientos profesores que podrían estar paseando pero prefieren acudir a un taller a formarse sobre dislexia. Mi sensación es la de que algo está cambiando.

Usted señala en su obra que la dislexia raramente se presenta sola.

La dislexia tiene un amplio abanico de comorbilidades, es decir, condiciones que existen simultáneamente, pero son diferentes a la dislexia. Las más comunes son la disgrafía, la discalculia, el trastorno por déficit de atención (TDA), el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y las dificultades de procesamiento visual, como el síndrome de estrés visual. El 40% de los niños con discalculia -entre un 2% y un 6% de la población- tienen dislexia. Asimismo, los niños con TDAH presentan problemas específicos del lenguaje, especialmente en comprensión y pragmática, además de presentar dislexia.

¿Se hereda la dislexia?

Existe una gran cantidad de información previa sobre el componente familiar y estudios de gemelos sugieren un componente heredado sustancial. En este campo, por ejemplo, cabe destacar la investigación DeFries, quien, estudiando gemelos idénticos, comprobó que cuando uno es disléxico, existe un 70% de posibilidades de que el otro también lo sea. En el caso de los gemelos no idénticos, la posibilidad es del 45%.

Su gran obra es el Dytective test, una aplicación para detectar la dislexia. ¿Qué la hace diferente?

Es una herramienta gratuita dirigida a colegios, pensada fundamentalmente para que llegue al máximo número de personas, con el objetivo de solucionar un grave problema social. Porque la dislexia puede llevar al abandono escolar, es una verdadera trituradora de niños.

Pero el Dytective test es una prueba de cribado, y como tal tiene una fiabilidad alta, aunque nunca puede sustituir a un diagnóstico diferencial profesional. Pero sí hace ganar tiempo a los orientadores y a los maestros de pedagogía terapéutica (PT), por ejemplo, que aunque tengan la mejor voluntad del mundo, tienen demasiados niños que ver y ayudar.

Dytective test se puede pasar de manera grupal, en paralelo... Permite al niño ser autónomo. Puede jugar cuatro veces por semana durante 20 minutos, y desde el panel de administración del ordenador del colegio el profesor puede ir viendo los informes, personalizar el nivel... Los padres también pueden hacerlo con sus hijos en casa.

¿Qué consejo le daría a los niños con dislexia?

Que el esfuerzo es lo que cuenta. Que con trabajo se puede salir adelante, incluso se puede conseguir que nadie no te que tiene dislexia si es lo que quiere. Pero hace falta mucho trabajo. Porque a pesar de tener dislexia, no van a regalarle nada. A lo mejor, en el colegio, consigue que lo ayuden más, pero en la vida real es más difícil. Por ejemplo, si quieres dedicarte a la música y no tienes oído absoluto, tendrás que esforzarte más que la mayoría. Igualmente, si tienes dislexia y quieres terminar estudios que se basen en lectura y escritura, deberás hacer un esfuerzo especial. Que nunca dejen que les escriban sus sueños.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia