DÍA DE LOS DERECHOS DEL NIÑO

Colegios que cuentan con un departamento de protección a la infancia

Entrevista con Sonja Uhlmann, responsable del área de Protección a la Infancia del British Council

MADRIDActualizado:

¿Por qué una organización como el British Council  cuenta con un departamento de protección de la infancia?

El British Council reconoce que tenemos el deber fundamental de proteger a todos los niños, incluido el deber de protegerlos del maltrato o abuso. Esto lo logramos mediante el cumplimiento de las leyes de protección de la infancia del Reino Unido y de las leyes pertinentes en cada uno de los países en los que operamos, así como observando la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CIDN, 1989). En España trabajamos con más de 200.000 niños y jóvenes en múltiples actividades (colegios, clases de inglés, exámenes etc.)  Nos hemos comprometido como organización a velar por  su cuidado, bienestar y seguridad porque creemos firmemente en que la protección de la infancia es responsabilidad de todos. Nuestro objetivo es trabajar para garantizar que este compromiso sea una realidad.

¿Cómo se evalúa este compromiso?

En 2015 fuimos auditados y certificados como «organización segura para la infancia» por la Plataforma Internacional Keeping Children Safe, que acredita oficialmente que nuestras medidas de protección de menores reúnen los estándares necesarios para hacer frente a potenciales situaciones de peligro. 

¿Cómo trabaja un departamento de protección de la infancia?

Nuestra red en España está formada por 28 personas que trabajan coordinadas con la red global del British Council. Ofrecemos actividades formativas y de sensibilización y desarrollamos materiales adecuados a la edad y nivel de inglés del niño para trabajar sobre temas como el acoso escolar, los riesgos de internet, la importancia de respetar al otro y de que nos respeten. Ofrecemos talleres para alumnos, padres, profesores y otros profesionales del mundo educativo y además desarrollamos estrategias concretas como por ejemplo proporcionar a los niños una persona de contacto con la que saben que pueden contar y confiar en caso de tener algún problema tanto en el centro como fuera de él. Formamos a esta persona para que sepa cómo debe de responder en una situación de alerta y, en caso de gravedad, además nos coordinamos con organismos oficiales de Apoyo como Servicios Sociales o policía.

¿Cuáles son las principales amenazas a las que se enfrentan los niños?

Lo que más nos preocupa es el incremento de la violencia tanto dentro como fuera de las aulas. Lo que ven por la televisión, los videojuegos, las redes sociales, influyen de manera directa en los niños, en su lenguaje y en su forma de enfrentarse a los problemas. Esto provoca que cada vez haya más problemas relacionados con el bienestar del alumno como ansiedad, problemas de conducta o acoso escolar.

También es preocupante que se mantenga la violencia física en el entorno familiar y que persista un tabú sobre otros tipos de abuso como el sexual. El último informe de Save the Children (2016) en España alertaba que entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia. En muchas ocasiones el agresor forma parte del círculo de la víctima y debemos estar alerta para detectarlo porque el impacto para quienes la sufren es brutal. Como adultos tenemos la responsabilidad de ayudar y denunciar.

¿Cómo influyen las redes sociales?

La presión de las redes sociales sobre todo en adolescentes está siendo tremenda. A veces vemos niños con más de 500 “seguidores” y con esos «seguidores» comparten todo tipo de información y fotos que a menudo nunca querrían que vieran sus padres, pero que comparten con el «mundo» y sobre todo, que permanecen. Tenemos que hacerles comprender que una captura de pantalla, un mensaje compartido perdura en el tiempo y puede tener consecuencias.

Nos llama la atención el aumento del número de niños con problemas de ansiedad y/o problemas de salud mental. No olvidemos que el suicidio es una de las principales causas de muerte entre nuestros jóvenes y va en aumento. Detectar situaciones de riesgo y ofrecer apoyo cuanto antes puede ser crucial y debemos actuar.

Además se está incrementando la violencia de género entro los más jóvenes (12-16 años). No se trata tanto de violencia física como de «control». Frases tipo: «Por qué te conectaste ayer a tal hora y no me conectaste, mándame una foto para ver que te has puesto etc.». Tenemos que concienciar a los jóvenes de que esto nos es amor sino control. Y que es peligroso.

¿Se puede prevenir?

¡¡¡Por supuesto!!! Es la base de todo lo que hacemos. Trabajamos con los profesores para reforzar el apoyo conductual positivo y otras estrategias para prevenir conductas disruptivas en el aula, además de actividades lúdicas para fomentar el respeto por los demás. Este fin de semana por ejemplo hacemos en el British Council School el Musicathon para trabajar con los alumnos en la composición de una canción contra el abuso infantil. Hemos colaborado con Carlos Jean y los fondos irán a Cruz Roja. Los niños disfrutan y les ayudamos a sensibilizarles con un tema que les preocupa directamente.

Siempre digo que los niños de hoy serán los adultos de mañana. Tenemos que involucrarles y contar con ellos. Hacerle

¿Cómo pueden ayudar las familias?

El papel de los padres es fundamental. Son el modelo que ellos tienen y al que siguen. Sobre todo cuando son pequeños. Los niños hacen en activo lo que ven en pasivo. Es decir, si los adultos les respetan, aprenderán a respetar. Si los adultos les ayudan a aceptar la frustración y a ser resilientes, lo serán.

Incidimos con las familias en la necesidad de ofrecer espacios de diálogo donde el niño se sienta escuchado y fomentar modelos positivos mostrando con nuestras propias actuaciones lo que se debe hacer. Si como padre pego a mi hijo porque no soy capaz de hacerme respetar de otra manera, es esperable que mi hijo repita esa conducta porque no sabe hacerse respetar de otra manera. Y esto no es bueno.

Mi consejo siempre es, darles espacio para que puedan hablar y contar lo que les preocupa y les pasa. Respetar su opinión. Pero también ponerles límites claros y no darles todo. Deben de aprender a vivir en respeto y tolerancia, y eso se aprende desde que son muy pequeños.

¿Deberían todos los centros que trabajen con niños dedicar un especial esfuerzo a protegerles?

El compromiso por parte de los Centros Educativos es cada vez mayor. Los «Planes de convivencia» en los que se implica a alumnos, profesionales, padres y resto de la comunidad están cobrando cada vez mayor importancia en España. Y eso es muy positivo.

En el día Internacional del Niño, ¿qué queda por hacer?

Hemos avanzado en algunos temas como en la prevención del acoso escolar. Los alumnos se van concienciando de que denunciar un caso de abuso no es «chivarse» sino ayudar a otro, pero en otros campos, como las redes sociales y los grupos de Whats App las cosas se han complicado. A menudo son los propios adultos los que escriben mensajes ofensivos y los niños lo único que hacen es imitarles y reenviarlos. El incremento de la violencia en las redes es preocupante y no todo vale. Es fundamental que nos concienciemos todos de que determinados comentarios o acciones están tipificados como un delito. Y que la edad de responsabilidad penal en España es de 14 años. Es decir, que los responsables ante la Ley van a ser ellos.

Además todavía hay temas que nos siguen costando mucho abordar como el abuso sexual. La sensación de abandono cuando los adultos miramos hacia otro lado no hace más que agravar la situación. Como ya he dicho la protección de la infancia es una responsabilidad de todos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia