«Marie Kondo no ha inventado nada»

Ordenar las casas de los clientes es solo una parte del trabajo de los organizadores profesionales

MADRIDActualizado:

«Marie Kondo no ha inventado nada», afirman profesionales del sector de la organización personal, que reivindican una ocupación que hace años que existe en España y que es anterior al fenómeno mundial que esta organizadora japonesa ha provocado con sus libros y sus apariciones en televisión. Desde que en 2014 publicara su libro «La magia del orden», la organizadora japonesa lleva vendidos en todo el mundo unos cuatro millones de copias de este y de otros tres libros, pero el fenómeno ha vuelto a resurgir con el reciente estreno en Netflix de la serie «¡A ordenar!», con Marie Kondo como protagonista. A lo largo de ocho episodios de 40 minutos, Kondo se adentra en las casas de diferentes familias norteamericanas con la idea de ordenar su espacio y de paso ayudarles a "alcanzar la felicidad", según explica la plataforma de contenido audiovisual.

El método «Konmari», el secreto de la japonesa para una casa perfectamente ordenada, consiste, principalmente, en conservar solo aquellas cosas que nos gustan, utilizamos y «nos hacen felices». Por ejemplo, Kondo aboga por tener únicamente 30 libros y los mínimos papeles necesarios, además de doblar la ropa en «vertical» y guardar todas nuestras pertenencias de una manera visible, para ser conscientes de todo lo que poseemos.

Pero más allá de este boom mediático, los organizadores españoles reclaman su lugar en este ámbito. «Marie Kondo no ha inventando el orden ni la profesión de organizador profesional», ha resaltado el presidente de la Asociación de Organizadores Profesionales de España (AOPE), Albert Andrés, en declaraciones a Efe. No obstante, reconoce que el universo Kondo «sí ha dado un empujón al oficio y un buen ejemplo es la propia AOPE, que en solo tres años ha pasado de 40 a 130 miembros».

Para conocer el origen de los organizadores profesionales hay que remontarse hasta 1983, cuando se fundó la National Association of Productivity & Organizing Professionals (NAPO), una asociación de organizadores profesionales creada por un grupo de 16 mujeres que se dedicaban a ofrecer estos servicios en Los Ángeles (EEUU).

¿Qué genera el desorden?

¿Pero, qué genera el desorden? Albert Andrés opina que tiene su origen "en un proceso de acumulación por apego al pasado y/o por miedo al futuro", mientras su socio y cofundador de AOPE, Rafael Gallardo, ha destacado que también se debe a la «sociedad capitalista, que nos obliga a comprar cosas nuevas sin parar». María Gallay, una de las primeras organizadoras profesionales de España y responsable de «Organización del orden», va más allá y apunta a dos factores clave: «la incapacidad de tomar decisiones y la falta de tiempo que sufrimos».

El orden, para ella, no es solo una cuestión física, sino también «emocional» y considera que «el caos físico es simplemente un espejo del caos interno». Esta opinión coincide con la de «The Home Academy», una escuela dedicada a la formación de organizadores profesionales que concibe el proceso de ordenar como un hábito que «proporciona serenidad y armonía en momentos de la vida complicados y nos facilita el fluir mental y físico», relata su cofundadora María González.

Pero ordenar las casas de los clientes es solo una parte del trabajo de estos profesionales. El mercado se ha diversificado y hoy en día los organizadores también ofrecen asistencia en mudanzas de familias o empresas, divorcios, gestión de documentación e incluso en defunciones. No faltan tampoco los tediosos cambios de armario de cada temporada. Pese a ello, los profesionales del orden españoles coinciden en que el suyo es un trabajo bastante desconocido en el país, algo que posiblemente se debe a la «poca importancia que le damos a la necesidad de deshacernos de las cosas que tenemos acumuladas, guardadas por si acaso, por pena o por compromiso», apunta Vanesa Travieso, organizadora profesional formada con la misma Marie Kondo.

La falta de concienciación sobre la importancia del orden y los inconvenientes que supone el apego a lo material dificulta que «disfrutemos más de nuestras cosas y de nuestro tiempo», en opinión de Travieso, quien sostiene que la formación en estos conceptos desde la niñez ayudaría a prevenir problemas como la ansiedad.

Ordenar, sin embargo, va más allá del acto en sí. Adelaida Gómez, organizadora personal en Orden Studio, ayuda a sus clientes a «establecer rutinas y nuevos hábitos que mejoren su vida cotidiana y que les ayude a poner orden mental y emocional en su vida».

Las claves para conseguir este «santo grial» tan especial pueden resumirse en tres pasos, según María Gallay, y el primero es invertir tiempo para revisar lo que poseemos «marcando un objetivo razonable y siendo sinceros con nosotros mismos».

El segundo consiste en saber que lo que guardamos «debe trabajar para nosotros y no al revés», y el tercero, compartir la responsabilidad del orden porque, en su opinión, en las familias el peso de la organización no siempre se distribuye equitativamente ni se involucra a los hijos en el proceso. Sin embargo, si nos falta la motivación o la actitud necesaria para enfrentarnos al orden, siempre queda la opción de acudir a uno de estos profesionales.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia