A pesar del estrés y la impaciencia por acabar una mudanza, los objetos deben cargarse con cuidado
A pesar del estrés y la impaciencia por acabar una mudanza, los objetos deben cargarse con cuidado
Cambio de casa

Consejos para no estresarse más con una mudanza

Los trucos para proteger objetos de valor, no olvidarse de nada o aprovechar para tirar cosas antiguas

MADRIDActualizado:

Una mudanza siempre requiere planificación y orden. No es fácil echarse la casa a las espaldas y trasladar todos los objetos personales a otro lugar. Además del cambio que supone mudarse a una casa diferente y adaptarse a una zona nueva, hacerse cargo del transporte de los bártulos puede resultar muy estresante.

Desde la Federación Española de Empresas de Mudanzas (FEDEM), remarcan la importancia de ponerse en manos de profesionales. «Hay que tener en cuenta que las empresas asociadas a FEDEM tienen seguros de responsabilidad civil y de mercancías, que cubren cualquier desperfecto que se ocasione. Además, si una persona al realizar la mudanza de manera ilegal sufre algún accidente, el trastorno puede ser trasladado al cliente», afirma un responsable de FEDEM. Aparte del seguro, las empresas deben cumplir con los requisitos marcados por la Ley en dicho sector y estar inscritas en el registro municipal.

Por otro lado, las ventajas de recibir ayuda por parte de profesionales son: poder asegurarse un presupuesto escrito, contar con la firma en el correspondiente contrato y con una factura que evite sorpresas incómodas.

Para que la aventura sea lo más llevadera posible, aquí aparecen los diez consejos que necesitas para realizar una mudanza:

Evitar el estrés que genera mover la casa entera. Se recomienda tranquilidad y paciencia. Días antes de comenzar con el jaleo es mejor preparar la mente y tenerla descansada. De igual modo, puede resultar muy útil elaborar una lista o inventario de nuestra pertenencias, ordenarlas y decidir qué se puede mover en primer lugar. La mejor forma de evitar quebraderos de cabeza es utilizar empresas de mudanza, que realizan un trabajo ágil y completo.

Tener claro qué tipo de objetos se deben embalar primero. Es de gran utilidad dejar las pertenencias de uso diario para el final, ya que se irán necesitando con mayor frecuencia. También es recomendable embalar al principio los elementos más frágiles y posteriormente, los enseres de mayor tamaño.

No descuidar los objetos más delicados o a los que se tenga un cariño especial. Se debe tener mayor cuidado con las pertenencias de carácter afectivo y tenerlas localizadas para no llevarnos sorpresas desagradables. Este también es uno de los motivos por los que se debe pedir ayuda a profesionales y huir de las empresas ilegales. para poder estar tranquilos con las personas que se meten en casa.

Las típicas cajas de cartón han quedado algo obsoletas. Los tipos de embalaje han cambiado y ahora se utilizan medios de transporte diferentes para productos determinados, y así, poder evitar daños y favorecer el trabajo.

Actualmente, se usan cajas de cartón especial, cajas fortalecidas para determinados enseres y materiales apropiados, como bolsas y plásticos protectores o papel burbuja. Sobre todo, para proteger aparatos tecnológicos y objetos de valor.

Prestar especial atención a los enseres de grandes dimensiones o que no quepan por la puerta. Se deben desmontar con cuidado o pedir ayuda de profesionales para trasladarlos correctamente y sin causar daños.

Avisar a los vecinos de la mudanza. Hay que intentar no molestar a los que se encuentran alrededor y realizar la tarea con seriedad para evitar problemas. Aunque es cierto que muchos de los ruidos no se pueden evitar.

Cargar las cajas de una en una y realizar descansos. Para este tipo de situaciones hay que tener paciencia y no forzarse para acabar más rápido. Es aconsejable no flexionar la espalda sino las rodillas al agacharse, descansar y estirarse, y cargar entre varios los objetos más pesados. Aun así, es mejor contar con profesionales para no sufrir lesiones. Desde FEDEM explican que «ningún cliente de una frutería cargaría con una caja de 12 kilos de tomates, esa labor la realiza el frutero».

Aprovechar la situación para deshacerse de ciertas pertenencias que suponen una complicación más que un placer, aunque con algunos se tenga un vínculo sentimental. La mudanza puede servir para despejarse, terminar con la obsesión hacia ciertos objetos y empezar a vivir de forma más organizada.

Usar algún método para organizar y distribuir los objetos, de manera que no se olvide nada.

No se trata solo de llenar un camión o furgoneta, hay que saber dónde y cómo colocar los enseres para que no sufran desperfectos. Es importante calcular el espacio disponible para cada viaje y revisar la colocación de las cajas para no poner en riesgo los objetos más frágiles.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia