El embarazo en la semana 13: los genitales externos ya se pueden distinguir

Los doctores José María Fernández Moya y la doctora Marta Verdejo Rodríguez-Arias explican este momento de la gestación

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los doctores José María Fernández Moya y la doctora Marta Verdejo Rodríguez-Arias, del Servicio de Ginecología y Obstetricia, del Hospital Vithas-Nisa Pardo de Aravaca (Madrid) nos explican este momento de la gestación: La semana 13 de embarazo marca el inicio de segundo trimestre, en la semana 13 el feto mide entre 6 y 8 centímetros y pesa, aproximadamente, 23 gramos.

A nivel fetal en estas semanas de gestación destaca, principalmente, el desarrollo cerebral y el incremento de la actividad músculo – esquelética así como el crecimiento de los órganos, gracias a su gran proliferación celular.

A nivel cerebral los hemisferios cerebrales comienzan a conectarse. Las primeras conexiones en madurar serán las motoras, que son las que controlan los movimientos del feto. En este momento también se desarrollan los nervios sensoriales responsables de la alimentación.

A nivel músculo-esquelético todas las articulaciones están formadas, lo que le permite una gran movilidad. Su cuerpo no tiene grasa y sus huesos empiezan a insinuarse debajo de su piel. Los dedos de las manos y los pies están perfectamente definidos y con un alto grado de movilidad. Ya se han desarrollado los 27 huesos de la mano.

Aparece el lanugo, que es el vello fino encargado de proteger al feto de la sequedad y las vibraciones.

Los genitales externos ya se pueden distinguir. Un aspecto muy relevante es el de que, si el sexo de feto es femenino, se inicia el desarrollo de las células reproductoras femeninas (ovocitos) en un número en torno a los 2 millones.

El intestino regresa de la porción relacionada con el cordón umbilical, para situarse en el interior de la cavidad abdominal.

Finalmente, el cambio de los rasgos faciales se irá haciendo cada vez más evidente. Los ojos y las orejas se alinean y la frente pierde prominencia, siendo más reconocibles en las ecografías por los padres.

La madre en la semana 13 de embarazo

En estas semanas de gestación es normal que se note un dolor punzante en la pelvis. El dolor se localiza, principalmente, en las ingles o en el bajo vientre. Esta sensación es incomoda pero mejora con los cambios de posición, es el reflejo del crecimiento uterino.

La disminución de la eficacia del sistema inmunitario, mecanismo adaptativo de la madre para evitar el rechazo del embarazo, favorece la aparición con más frecuencia de episodios catarrales y de infecciones de orina.

Además las hormonas del embarazo pueden empeorar síntomas como el taponamiento de la nariz (por el aumento de secreciones que inducen a todos los niveles) o las nauseas, que, no obstante, van a ir remitiendo paulatinamente a partir de estas semanas.

El incremento de peso hasta esta semana, si has llevado una dieta equilibrada, no debería superar los 2 kilos, desde el inicio del embarazo. El aporte de calorías diario no debería de superar las 2500 Kcal, dependiendo del índice de masa corporal y de la actividad física de la embarazada. En base a ello, hay que decir que, salvo contraindicación médica expresa el ejercicio es altamente recomendable.

Bien es verdad que buena parte del incremento de peso se debe a la retención de líquidos propiciada por la acción de las hormonas del embarazo. Esta retención hídrica va ser más evidente a nivel de los pies y los tobillos. Generalmente es pasajera y fácilmente recuperable aplicando medidas que favorezcan el restablecimiento de un adecuado flujo sanguíneo (caminar, tener los pies en alto, presoterapia..).

También aparecerán cambios en el pecho. Los senos se hinchan, las areolas mamarias y los pezones se oscurecen por el incremento de flujo sanguíneo de la zona y de la melanina (hormona responsable de la coloración de la piel), las venas superficiales podrían hacerse más evidentes. Es frecuente la aparición de una secreción a través de los pezones de una sustancia transparente, el calostro.

Las relaciones sexuales, en ausencia de contraindicación, son absolutamente seguras y recomendables. Además, existe un incremento del apetito sexual en las embarazadas.

Finalmente, según las recomendaciones de la Sociedad Española de Ginecologia y Obstetricia, a partir de este momento puedes iniciar las vacunaciones pertinentes, como es el caso de la gripe.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia