Los beneficios del primer contacto entre madre e hijo son innumerables
Los beneficios del primer contacto entre madre e hijo son innumerables

Los beneficios de elevar la cama para evitar colapsos en el «piel con piel»

La implantación del contacto «piel con piel» como práctica en los paritorios y maternidades ha puesto de manifiesto la aparición de episodios de colapso postnatal súbito e inesperado

S.F.
Actualizado:

Elevar la cama de la madre en un ángulo de 45º facilita la respiración del bebé en el contacto «piel con piel», según un estudio llevado a cabo en una decena de hospitales, cuyos resultados se dieron a conocer en el 67º Congreso de la Asociación Española de Pediatría celebrado en Burgos.

«Aumentar el ángulo de inclinación de la cama de la madre mientras realiza el contacto con su hijo recién nacido, podría favorecer la estabilidad hemodinámica y respiratoria del recién nacido contribuyendo a reducir la aparición de colapsos neonatales súbitos e inesperados durante este procedimiento», asegura la doctora Isabel Izquierdo, portavoz de muerte súbita del comité de promoción de la salud de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

«Las horas más críticas son las dos primeras de vida del bebé, aunque podríamos extender este tiempo hasta las 24. De ahí la necesidad de protocolizar el contacto piel con piel» y explicar cómo debe realizarse esta práctica. «En primer lugar es fundamental informar correctamente a los padres y contar con su consentimiento y colaboración», dice la doctora Izquierdo. El secado y estabilización del bebé se realizará sobre el vientre materno, se comprobará el llanto, la respiración, el tono el color del bebé y se realizará el test de Apgar y el pinzamiento del cordón umbilical. «Es fundamental, llegado a este punto colocar a la madre y al recién nacido en una posición correcta que evite la obstrucción de las vías respiratorias del bebé», concluye la experta.

Un comunicado la AEP resume que «al menos el 80% de los recién nacidos por parto vaginal o cesárea sin anestesia general, son colocados en contacto piel con piel inmediato o en los primeros cinco minutos tras el parto. Los beneficios descritos de este primer contacto entre madre e hijo son innumerables, por lo que se debe estimular su práctica de manera segura y supervisada».

La implantación del contacto piel con piel como práctica habitual en los paritorios y maternidades, ha puesto de manifiesto la aparición de episodios de colapso postnatal súbito e inesperado que puede tener consecuencias graves, según informa Servimedia. Los datos sobre la incidencia, tendencia, evolución y pronóstico son variables debido a la falta de consenso en su diagnóstico, considerándose actualmente una infraestimación de los casos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia