Ávila: La ciudad amurallada más elevada de España

Acaba de cumplir 30 años como Patrimonio Mundial. Su muralla de 2,5 kilómetros y sus iglesias románicas e edificios medievales hacen honor a ese galardón

Actualizado:

Es la capital de provincia más alta de España, con 1.182 metros de altitud, y la cuarta ciudad de Europa. Acaba de cumplir 30 años como Patrimonio Cultural Mundial. Si por algo Ávila es mundialmente famosa y admirada es por la muralla medieval que la rodea. No se sabe con certeza cuándo se empezó a construirse, unos autores estiman su origen en el siglo XI y otros en el XII. Tiene un perímetro de más de 2.500 metros con 87 torreones. Si de día resulta espectacular, la panorámica de esta ciudad amurallada es sorprende durante la noche y el atardecer desde los conocidos Cuatro Postes, un mirador privilegiado para el visitante.

Por tanto, lo primero que no hay que perderse en Ávila es su muralla, que se puede visitar en buena parte de su trazado y es accesible a todos los ciudadanos por la Casa de las Carnicerías, la Puerta del Alcázar y la Puerta del Puente. En verano resulta especialmente mágica, pues se organizan visitas nocturnas teatralizadas por sus almenas cada noche de los jueves, viernes y sábados.

Variedad de recorridos

Después todo depende de los gustos del visitante: existe una ruta tras las huellas de Santa Teresa, otra por el Ávila judío, el románico y el palaciego, y muchas otros recorridos. En algunos, el visitante se deja seducir por los guías y actores que muestran la ciudad, su historia, sus leyendas y pasean por Ávila de forma dinámica, simpática y divertida. Una forma ideal de hacerlo en familia. La ruta palaciega es un ejemplo: se trata de un recorrido por distintos palacios emblemáticos de la ciudad acompañados de actores que representan a personajes históricos, que narran los pasajes más importantes de la historia de Ávila.

Ávila recibió el título de Patrimonio Cultural Mundial por la muralla medieval y las iglesias románicas extramuros de San Pedro, San Vicente, San Andrés y San Segundo. Posteriormente el galardón se amplió a las iglesias de San Nicolás, Santa María de la Cabeza y San Martín y los conventos de la Encarnación, San José y el Real Monasterio de Santo Tomás. Así se protegí una excelente representación medieval y del siglo XV. Cualquiera de ellos merece una visita.