Los museos más divertidos para visitar con niños

Pese a que la rutina ha vuelto para todos, aún puede haber alguna escapada en familia

Actualizado:

Llega septiembre y con él la vuelta a la rutina de toda la familia. Sin embargo, aunque las vacaciones se hayan terminado aún podemos disfrutar de algunas escapadas con nuestros hijos que nos permitan conocer nuevos destinos. Con el objetivo de que los más pequeños se diviertan en estos viajes, Musement ha seleccionado los museos más entretenidos para visitar con niños.

— La Ciudad de las Artes y las Ciencias (Valencia). Es un espacio único dedicado a la divulgación científica y cultural en el que los niños pueden divertirse gracias a los talleres de La Ciencia a Escena. En ellos, monitores especializados enseñan a los más pequeños conceptos científicos de una manera divertida. Además, nuestros hijos pueden pasar un buen rato en L’Espai dels Xiquets, una zona exclusiva dividida en tres áreas: los sentidos, el bosque y cooperación.

El museo del chocolate (Barcelona). Este museo dispone de actividades para niños de entre 0 a 17 años, que van desde la experimentación con chocolate, para los más pequeños, hasta una cata a oscuras en la que los mayores aprenden a potenciar los sabores y aromas de diferentes trozos de chocolate. Además, también existen talleres familiares en los que se puede aprender a elaborar piruletas de chocolate blanco, con leche y negro.

Camp Nou Experience (Barcelona). Los pequeños que sean apasionados del fútbol pueden divertirse visitando uno de los estadios más famosos del mundo: el Camp Nou. Allí conocerán la historia del club, verán los trofeos cosechados por el equipo y entrarán en el vestuario de visitantes.

Museo intrépido del mar, el aire y el espacio (Nueva York). Si visitamos la Gran Manzana con nuestros hijos, uno de los museos recomendados para visitar con niños es éste, pues en él se encuentra el portaaviones «Intrepid» que participó en la Segunda Guerra Mundial y sobrevivió a cinco ataques kamikazes, y el transbordador espacial «Enterprise», primer orbitador de la NASA.

Momias en el Museo Británico (Londres). Si queremos que nuestros hijos se diviertan a la vez que aprenden sobre la civilización egipcia, podemos llevarles al Museo Británico. Allí, los más pequeños trabajarán en equipo para resolver una búsqueda del tesoro y participarán en una carrera de momias. También descubrirán la magnífica colección de objetos y momias que alberga el museo y conocerán las extrañas, magníficas y espeluznantes costumbres del pasado.

Ciudad de las Ciencias y la Industria (París). En la capital francesa se encuentra la Cité des Sciences et de l'Industrie, donde se pueden visitar el planetario, el submarino Argonaute y el cine Louis-Lumiere. Una visita en la que toda la familia descubrirá el mundo de la ciencia y la tecnología.

Museo Micropia (Ámsterdam). Los más pequeños disfrutarán en este museo que muestra la forma de vida más poderosa e invisible: los microbios. Durante la visita, los niños pueden escanear su propio cuerpo para saber cuántos microbios viven en ellos, a la vez que conocen datos sobre los microorganismos y su impacto en nuestra salud.

Museo Skeletons: Animals Unveiled (Florida). En Florida podemos visitar el segundo museo de osteología más grande del mundo. En él se exhiben más de 400 esqueletos de diferentes animales, entre los que se encuentran rinocerontes, jirafas, manatíes y un elefante de más de 4 metros de altura. Además, el museo dispone de esqueletos con extrañas mutaciones, como un becerro con dos cabezas.