Estudian Matemáticas y Estadística o Derecho... Así son los alumnos hijos de inmigrantes

Se reduce la brecha educativa entre este colectivo y los alumnos españoles

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

M. H., descendiente por línea materna de ecuatorianos, es una alumna modelo. En Primaria fue una estudiante con una media de notables y sobresalientes, y llegó a terminar la ESO con una mención honorífica. Ella forma parte de ese porcentaje de alumnas que, según el análisis de los logros educativos de hijos de inmigrantes realizada por Obra Social "la Caixa", confirma que se reduce la brecha entre este colectivo y los estudiantes españoles.

Esta joven, que hoy cursa primero de Matemáticas y Estadística en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y que quiere trabajar como investigadora espacial, estudió en el madrileño colegio de San Diego y San Vicente. Por los pasillos de este centro educativo vicenciano se observan alumnos de todas las nacionalidades. En algunas clases, la tasa de estudiantes hijos de inmigrantes supera incluso el 50%. Son niños, tal y como explica Concepción Valés, coordinadora de Secundaria de la institución, «que tienen dificultades extraordinarias, que han llegado a mitad de curso procedentes de otro país, que en ocasiones han estado alejados de su madre durante muchos años, que les acaban de separar de sus abuelos que son quienes les han criado, que aún hablando muchos el mismo idioma se tienen que adaptar a otro país... y que, pese a todo, consiguen aprobar los cursos con la misma tasa de éxito que el resto».

Integración

Así lo corrobora Rosa Aparicio Gómez, profesora de Sociología del Instituto Ortega y Gasset, y codirectora del estudio sobre la integración de la segunda generación de inmigrantes en nuestro sistema educativo realizado por el departamento de Estudios Sociales de la Obra Social "la Caixa": «Crecer en España. La integración de los hijos de inmigrantes». De la investigación de Aparicio, cuya tercera edición han adelantado a ABC, se extrae que «se reduce considerablemente la brecha educativa entre los hijos de inmigrantes y los hijos de españoles».

Según sus datos, el 78,4% de los hijos de inmigrantes analizados no registran ningún indicador de integración problemática (experiencias de discriminación o baja autoestima, por ejemplo) a los 18 años, y solo el 4,3% presentan dos o más. Las proporciones son muy similares en la muestra de hijos de españoles, entre los cuales el 76,5% no muestra ningún síntoma de adaptación problemática, y solo el 3,8% muestran dos o más síntomas.

Calificaciones

De hecho, la nota media del colectivo formado por hijos de inmigrantes es solo ligeramente inferior a la de los adolescentes de origen español: 6,15 de los primeros frente a un 6,54 de los segundos. Para esta docente, «las aspiraciones personales del estudiante y las expectativas familiares son los factores más determinantes en su rendimiento académico, mucho más que el nivel socioeconómico. Estos chicos presentan una elevada ambición educativa». Así lo corrobora la coordinadora de Secundaria del San Diego y San Vicente, que también señala como clave en estas calificaciones todas las medidas de atención a la diversidad que ofrece la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y a las cuales su colegio se apunta porque es lo que proponen en su ideario.

Distintas salidas

El estudio coordinado por Aparicio también refleja que la tasa de abandono escolar entre un colectivo y otro es similar, aunque es reseñable que el de los hijos de inmigrantes (15%)es incluso menor al que se está produciendo entre los hijos de españoles (un 20%, el mayor de toda la Unión Europea)».

Porque para esta investigadora, tan importante es permanecer en la escuela como el tipo de estudios que cursan los hijos de inmigrantes. «Aquí observamos una clara bifurcación: Más de un tercio de los matriculados tratan de completar la Secundaria básica (ESO) o cursan programas de cualificación profesional inicial (PCPI). Y en el otro extremo tenemos que un elevado 44,1% están matriculados en Bachillerato o cursos de FP superior, mientras que una minoría (4,7%) ya han accedido a la universidad (no son datos definitivos por ser un estudio longitudinal que empezó en 2008 y por estar parte de la muestra todavía en cursos inferiores). Insistimos en que la autoestima de estos menores es fundamental en su éxito», concluye.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia