kinesa

Practicar pilates durante el embarazo ayuda a mantener la movilidad pélvica

Es óptimo empezar con estos ejercicios a partir del tercer mes de gestación siempre que se tenga permiso médico

Actualizado:

Hacer deporte durante los meses de gestación es una práctica cada vez más habitual entre las mujeres embrazadas de nuestro país. Esta tendencia se encuentra directamente relacionada con la edad media para ser madre en España, que según el INE en 2013 fue de 32,7 años. Además, la maternidad ha aumentado después de los 40 años hasta un 27%.

El hecho de que en 2013 más de 35.600 mujeres fuesen mamás con más de 40 años, hace que la mentalidad de la madre durante el embarazo haya cambiado, y se muestre más conciencia con «lo que debe o no hacer» durante la gestación.

Disciplinas como el pilates para embarazadas se han puesto de moda, y cada vez son más las mujeres que acuden a centros especializados y centros de fisioterapia para recibir clases especiales. Las futuras madres lo que buscan es recibir un trato profesional y adecuado a su estado para, posteriormente, poder afrontar de la forma más saludable posible el periodo final de la gestación.

A partir del primer trimestre -siempre y cuando se tenga autorización médica-, las futuras mamás pueden empezar a practicar esta metodología de entrenamiento. El pilates es muy beneficioso para estas mujeres ya que durante el embarazo se producen múltiples cambios en el cuerpo, y este tipo de ejercicios facilitan que el cambio se produzca de la mejor manera posible.

Estas clases son impartidas por fisioterapeutas especializados en preparto y ayudan a que la movilidad de la zona pélvica y de la columna vertebral se mantenga durante los meses de embarazo. Además ponen mucha atención en los ejercicios de respiración y la tonificación de brazos y piernas. Esto es indicativo de que las clases de pilates para embarazadas se diferecian en muchos aspectos de una clase convencional. Para las embarazadas no es bueno permanecer mucho tiempo tumbadas boca arriba, y mucho menos hacer ejercicios más fuertes.

Uno de los centros especializados que ofrece este tipo de entrenamientos para mujeres embarazadas es el centro Kinesa (Madrid). Carmen Muñoz Mayordomo, fisioperapeuta del centro afirma que el objetivo es conseguir que estén lo mejor preparadas corporalmente para la llegada del bebé.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia