¿Dalsy o Apiretal? Mejor un masaje en los pies del bebé
familia

¿Dalsy o Apiretal? Mejor un masaje en los pies del bebé

Esta técnica naturista es la última moda para tratar las dolencias de los más pequeños

s. f.
Actualizado:

Son los grandes olvidados. Soportan todo el peso de nuestra vida y, sin embargo, apenas se les presta atención. Lo que la mayoría de personas desconoce es que en la planta de los pies se esconde un poderoso autorregulador corporal que ayuda a potenciar la salud y el equilibrio. La reflexología podal es una herramienta perfecta para estimular ese gran poder, ya que mediante la presión y los masajes en determinados puntos del pie pueden generarse efectos muy positivos en el resto del organismo. Existen cursos dirigidos especialmente a bebés de pocos meses y niños, en los que se enseña a sus padres cómo tocar en los puntos reflejos según el efecto deseado.

«Cuando tocamos los puntos reflejos muchas veces la respuesta es inmediata», asegura Ruiz de Apodaca

Los bebés y los niños son muy receptivos a la estimulación de las zonas reflejas del pie: «El cuerpo de un niño o de un bebé es totalmente virgen, no ha tenido tiempo de ser contaminado por demasiada medicación, por la mala alimentación, etc., por eso la reflexología funciona tan bien en ellos. Cuando tocamos a nuestros hijos los puntos reflejos muchas veces la respuesta es inmediata al masaje», asegura María Ruíz de Apodaca, diplomada por la Asociación Española de Reflexología Infantil ( www.mismanosentuspies.com). Esta técnica, prosigue la reflexóloga Esther Vega, «se convierte en un gran aliado de los padres a la hora de transmitir a sus hijos la sensación de tranquilidad, confianza y seguridad». «No olvidemos que una necesidad muy importante de los bebés, incluso por encima de comer, es el contacto físico, pues les hace sentir seguros y queridos».

El arte de tocar

La reflexología podal y, en concreto, la infantil, puede contribuir a solucionar aquellas dolencias propias de cada edad ya que, aunque el niño crezca, el mapa podal es el mismo, pero a menor escala. «Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que los pies de los bebés son más sensibles, por lo que la presión que se ejerce debe ser menor», afirma Ángeles Hinojosa, terapeuta psico-corporal y creadora del método de reflexología podal que lleva su nombre ( www.reflexologiainfantil.org).

«No es solo un masaje para relajar, que para eso ya está el masaje infantil, que también es maravilloso», puntualiza Ruíz de Apodaca. Entre otros beneficios de esta práctica, enumera esta especialista, «se encuentran el desarrollo del sistema inmunológico para proteger al bebé de todos los virus y gérmenes del ambiente, potenciar las defensas ante los resfriados, anginas, otitis, dolor de dientes... etc». «Puede sernos de utilidad incluso cuando se produce el paso a la guardería. En este caso, tocar sus pies un ratito cada noche, mientras se les cuenta un cuento, por ejemplo, ayuda a mantener su sistema nervioso equilibrado, aliviando tensiones y proporcionándoles autoconfianza», concluye.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia