parejas

Lo que debes hacer y lo que no ante un divorcio

Pautas que te ayudarán a que tus hijos sufran lo menos posible

Actualizado:

No se puede negar. En un divorcio todos salen perdiendo: la pareja, que ve rotas sus ilusiones de vida en común, y los hijos, que no podrán convivir en un mismo hogar con su padre y su madre al mismo tiempo.

Para que la ruptura sea lo menos traumática posible, la doctora en Psicología Cristina Noriega, autora de «Divorcio, ¿cómo ayudamos a los hijos?», explica una serie de pautas para que la separación resulte menos dañina.

Los que hay que decir y hacer con los hijos:

—Qué cambios van a producirse y de que forma afectará a sus rutinas.

—Reducción de sentimientos de culpa. Que entiendan que ellos no son culpables del divorcio.

—Presentar la ruptura como una decisión conjunta.

—Dejar claro que se rompe el vínculo como pareja, no como padres.

—El amor de los padres hacia los hijos no acaba por un divorcio.

—Los hijos podrán seguir queriendo a ambos padres después del divorcio.

—Asegurar a los hijos que no tienen ningún tipo de responsabilidad en la ruptura.

—Generar un clima tranquilo, que facilite la comunicación y prestar atención a la comunidad verbal y no verbal.

—Determinadas decisiones deberán ser tomadas por los padres, previo acuerdo de ambos.

—Dar la información de manera clara, sencilla y sincera. Antes de dar la información, hay que determinar qué hay que decir de manera consensuada entre ambos padres.

Lo que no hacer ni decir:

—Generar falsas expectativas del tipo «nada cambiará».

—No culpabilizar.

—Los padres no pueden dar mensajes contradictorios sobre la decisión de separarse ni decir versiones distintas.

—No generar una guerra entre los padres en la que los hijos formen parte de la battalla.

—Evitar manifestaciones de hostilidad o de crítica hacia el otro cónyuge.

—Evitar etiquetas del tipo «papá bueno», «papá malo»... No transmitir la idea de víctimas y culpables que interfieren en el amor que tiene el hijo hacia el padre etiquetado.

—No alimentar fantasías de reconciliación.

—No dramatizar ni mostrar comportamientos victimistas.

—No traspasar a los hijos decisiones que solo corresponden a los padres.

—Evitar dar información explícita y excesivamente detallada que hagan referencia al motivo del divorcio o discusiones entre los padres.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia