Conciliación

«Cariño, ¿qué hacemos con los niños?»

Los expertos aportan soluciones para que no sean siempre las familias las que tengan que cargar con el problema de las vacaciones escolares

Actualizado:

Primero fueron los niños de los colegios públicos y concertados y, desde la pasada semana, también los de los privados. Todos los escolares están ya de vacaciones. Ocuparse de los hijos que ya no van a clase cuando los padres trabajan es un verdadero problema para muchas familias. Un año más, muchos padres se enfrentan a la misma cuestión: «Cariño, ¿qué hacemos con los niños?».

No todas las familias pueden contar con los abuelos para que hagan de canguros, bien porque no estén en buenas condiciones de salud o porque no es lo mismo dejarles al cuidado de uno o dos nietos que de cinco en el caso de los abuelos que tengan varios hijos con descendencia.

Tampoco todos los bolsillos pueden soportar el pago de campamentos o de canguros para que se encarguen del cuidado de los pequeños durante tantos días.

Hace décadas la mujer se encargaba de cuidar a los hijos. Pero, desde su incorporación al mundo laboral muchas parejas entran en conflicto en busca de una solución para «colocar» a sus hijos y que, en ocasiones, no es del agrado de ninguno.

Se trata de una cuestión que está contemplada en el Informe de la Subcomisión de Igualdad del Congreso de los Diputados del 25 de septiembre de 2013 «pero solo eso: contemplada», asegura José Luis Casero, presidente de Arhoe, Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España. «Tampoco está previsto que se aborde con mayor profundidad ni se aporten soluciones concretas o se hagan peticiones al respecto a los partidos políticos para que traten el asunto».

En su opinión es una cuestión que se debe resolver dentro del ámbito familiar-empresarial-escolar, pero siempre teniendo en cuenta que lo primero es el interés del niño. El problema es, según José Luis Casero, que dentro del ámbito docente hay un claro interés por mantener sus amplias vacaciones de casi tres meses. Explica que hay países en Europa, como los nórdicos, donde las vacaciones de verano duran solo un mes y resulta más sencillo que los padres ajusten su propio periodo de descanso para estar con los hijos.

Desde el ámbito empresarial, señala Casero, no hay que olvidar que «las empresas funcionan para ganar dinero y si no se ven favorecidas —con deduciones, por ejemplo— no optarán por establecer medidas de conciliación, sencillamente porque pueden suponer más un problema que un beneficio». «Además, —prosigue— la mayor parte del tejido empresarial de nuestro país está compuesto por pymes que tienen una situación más complicada para poner en marcha medidas conciliadoras».

Medidas jurídicas y fiscales

Ante este panorama, Anna María Hurtado, directora de Relaciones Institucionales de la Fundación Alares, plantea que «es el propio Estado español el que debe crear –como ya se está haciendo con éxito en otros países europeos–, un marco adecuado con medidas jurídicas y fiscales para que conciliar resulte más sencillo. En los últimos años se ha evolucionado mucho desde la empresas para que sus empleados concilien, pero aún queda mucho por hacer porque la mayoría de las familias están desprotegidas».

María Sánchez-Arjona, presidenta de la Fundación máshumano, advierte que en España existe un problema serio de baja natalidad y que «si de verdad hay voluntad de que nazcan más niños es imprescindible que la Administración aporte recursos y genere las estructuras sociales necesarias para que, entre otros asuntos, los padres y madres puedan ocuparse de sus hijos durante las vacaciones escolares sin volverse locos en el intento».

Cambio cultural

Plantea, además, la necesidad de acelerar un cambio cultural puesto que la familia «es un proyecto de hombres y mujeres». Por este motivo, propone que «los hombres también se ocupen de estas cuestiones y planteen soluciones para que no siempre tenga que recaer todo el cuidado de los hijos en las mujeres que también son trabajadoras y se encuentran con problemas de horario para estar con sus hijos durante todo el año y especialmente en verano. Se debe apoyar la corresponsabilidad de forma clara». También solicita a las empresas que tomen conciencia de que sus empleados tienen familia y que deben interesarse por aquellos temas que preocupan a los empleados.

En esta línea se manifiesta también Pedro Núñez Morgades, ex Defensor del Menor, al asegurar que las empresas deben trabajar más «el salario emocional que, en vez de ofrecer un sueldo mayor, aporta facilidades y soluciones a la vida diaria de los empleados como descuentos en campamentos, flexibilidades horarias... De esta manera, el trabajador se sentirá más satisfecho, rendirá más y asentarán su fidelidad a la compañía».

Sin embargo, José Luis Casero considera que lo que no es posible es tener todo: ganar mucho dinero, tener un trabajo flexible y no trabajar durante las vacaciones escolares para cuidar de los hijos.

¿Qué pueden hacer entonces las familias?

Lo primero de todo es establecer prioridades —apunta el presidente de Arohe—. «Los niños no pueden estar solos hasta determinada edad por lo que hay que realizar una organización con tiempo y realizar ajustes como reducciones de jornada de uno de los dos cónyuges, aquel que tenga más posibilidades de hacerlo en su empresa».

También propone hacer una búsqueda exahustiva de actividades veraniegas que sean gratuitas, porque hay algunas. No olvidarnos que también hay que consultar al niño para que pueda elegir qué actividad le gustaría hacer más.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia