fotolia
prevención

Consejos de los pediatras para portear de forma correcta a tu bebé

Estos son los beneficios de este sistema de transporte tradicional

Actualizado:

Si se hace con seguridad, portear a tu bebé tiene bastantes beneficios, cómo se explica en el último número de la revista Pediatría Integral de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (Sepeap). Este sistema de transporte tradicional permite un contacto constante y directo entre el bebé y el adulto favoreciendo el apego; usado correctamente respeta la fisiología y fisionomía del bebé y del adulto; favorece la prevención de la aparición de la plagiocefalia postural y la displasia de cadera; mejora la calidad de vida en madres con minusvalías físicas; ayuda al cuidado de bebés prematuros con alta precoz... Al porteado le ofrece seguridad, tranquilidad, favorece la expulsión de gases y deposiciones y alivia el reflujo y disminuye el llanto. Al porteador le ofrece autonomía, movilidad y favorece la lactancia materna.

Según afirma la Sepeap, un porteo correcto no solo aporta beneficios, sino que es seguro. Las muertes registradas por asfixia en portabebés se han debido al uso inadecuado de estos, como confirmó la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC) de Estados Unidos tras haber investigado al menos 14 muertes de bebés en los últimos 20 años relacionadas con esta forma de porteo.

Esta organización ha colgado en su página web una tabla con los tipos de porteo más habituales v sus características. A continuación, estas son las normas que la Sepeap ofrece para un porteo seguro:

1. El portabebés utilizado debe ser ergonómico. Es decir, que respete la fisiología y fisionomía del bebé y del adulto.

2. Colocar al bebé en vertical, ya que en posición tumbada no se pueden mantener las rodillas separadas una de otra. Además los bebés con reflujo van incómodos tumbados.

3. Para una correcta posición de la espalda y caderas, la cadera del bebé ha de ir basculada hacia delante, con su periné parcialmente apoyado en el adulto, no apoyando el pubis completo.

4. El portabebé ha de ir bien tenso, dando apoyo a todos los puntos de la espalda (si el bebé cae a un lado o se redondea en exceso, habrá que volver a tensar).

5. La cabeza del recién nacido o de un bebé dormido, ha de ir firme pero suavemente sujeta contra el cuerpo del adulto.

6. La barbilla tiene que ir separada del esternón para evitar riesgo de asfixia por bloqueo de vía aérea. En la nariz del bebé ha de haber espacio para que circule el aire, incluso si el bebé va con la frente apoyada en el adulto.

7. La región abdominal del bebé ha de estar en contacto con el cuerpo del adulto, nunca el costado o la espalda. Así, el cuerpo del adulto evita que la cabeza del bebé se flexione hacia su pecho, evitando el riesgo de asfixia.

8. La cara del bebé siempre tiene que estar visible.

9. El adulto ha de estar muy pendiente de que la boca y nariz no pegan contra el cuerpo del adulto y de que la respiración del bebé es rítmica.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia