Elsa Pataky desvela su papel como madre
Padres e hijos

Elsa Pataky desvela su papel como madre

En una entrevista con ABC confiesa que tuvo a sus mellizos por cesárea, que les da el pecho a la vez y que duermen todos juntos en la misma habitación

Actualizado:

A algunas mujeres, el paso del tiempo, les sienta maravillosamente bien. Elsa Pataky es un ejemplo. Es muy probable que la actriz tuviera sueños siendo adolescente de llegar algún día a ser un personaje conocido. Pero probablemente nunca pensó que llegaría tan lejos como ha llegado. Y no en el plano profesional, sino en el personal. Ha venido a Madrid a promocionar el libro que ha escrito de manera conjunta con su entrenador personal Fernando Sartorius. Un libro editado por la Esfera de los Libros con el sugerente título de Intensidad Max donde cuenta cómo se cuida: deporte y nutrición.

Pero en ABC nos hemos citado con ella para hablar de Elsa Pataky madre. Tiene 3 hijos con su marido Chris Hemsworth, una niña de dos años y mellizos de sólo mes y medio. Elsa ha aceptado la promoción de su libro en Madrid (vive en los Ángeles) con la condición de poder atender, en primer lugar, las necesidades de sus hijos y es que los bebés de Elsa toman el pecho. Y los niños, como ella reconoce «no entienden de horarios», de hecho llega tarde a la rueda de prensa por este motivo, precisamente. «Les estoy dando el pecho y aunque es verdad que desde que nacieron he intentado poner unos horarios, si tienen hambre, pues hay lo que yo llamo un snack y es que entre toma y toma, vuelven a tomar pecho. ¿Cómo me las apaño? Les doy el pecho a los dos a la vez y sobre un cojín».

Cada vez son más las mujeres que van recuperando las costumbres que antes se tenían a la hora de maternar: la lactancia, entre ellas. Hubo, a partir de los setenta y probablemente por la masiva incorporación al trabajo de la mujer, un aumento de mujeres que no daban el pecho. Un hecho que también fue trayendo de la mano otro tipo de estilo en la crianza. Ahora mismo, en el año 2014 y desde hace aproximadamente una década (con más fuerza los últimos cinco años), digamos que se ha puesto de moda o más en auge, una maternidad mucho más consciente de las necesidades más primarias del bebé. Necesidades que quizás antes no se conocían del todo bien.

Cuando Elsa se quedó embarazada de su primera hija, Indian Rose, vivía en Londres y, tal y como nos ha contado «en el Reino Unido la corriente de la crianza con apego es mucho más potente que, por ejemplo en USA que es donde vivimos ahora». «Enseguida comencé a leer libros, a interesarme por todas estas cosas que desconocía y fue relativamente fácil, en aquel país, ponerlas en práctica, tanto el piel con piel, como la lactancia materna».

«Leí un experimento que los nazis hacían con los judíos y que era poner en una habitación a los bebés a los que no tocaban, tan sólo se les daba alimento pero no se les arrullaba, no se les cogía en brazos. Como consecuencia de la falta de amor y contacto físico, todos ellos morían y eso me impactó profundamente, así que cuando nació mi primera hija la tuve largo rato sobre mi piel desnuda nada más nacer», comenta «y siempre, a todas horas». A Elsa se le iluminan los ojos al contarlo: «Es una experiencia maravillosa que recomiendo a todas las que van a ser madres, los bebés están asustados cuando nacen y necesitan a su mamá, necesitan tocar su piel para calmarse, para escuchar el latido de tu corazón que tan bien conocen».

Pataky es tan defensora del piel con piel que se atreve a aventurar: «No soy médico pero te diré que de los tres hijos que tengo, los más tranquilos son los que más piel con piel tuvieron conmigo nada más nacer, estoy convencida de que esos primeros minutos son fundamentales para el resto de tu vida».

El motivo por el que uno de ellos estuvo menos tiempo es porque al haber nacido por cesárea (los mellizos), a uno de ellos se lo llevaron un poquito antes porque tenía como más moquitos en la nariz (nada grave). No había trascendido que hubieran sido por cesárea así que le pregunto si desea que omitamos esa información. Se queda callada y pensativa y me dice: «no, no me importa que lo pongas porque quiero aprovechar para decir que aunque sea cesárea es importante luchar en el hospital para que te los dejen tener sobre el pecho, a mí me costó, tuvimos que pelearlo porque Los Ángeles no es como Inglaterra donde el piel está mucho más “instalado” en la conciencia colectiva», concluye seria. «A mis amigas —añade— que saben que van a tener cesárea por los motivos que sea, les digo que lo hagan, el mayor tiempo que puedan, que no los separen de sus bebés, es fundamental y, desde luego, aunque no sea cesárea pero en este último caso es más importante recordar que sí se puede y se debe hacer, hay que pedirlo y pelearlo».

¿Cómo duerme esta prole? «Todos juntos, en la misma habitación». La pequeña India Rose no ha dejado la cama de los padres y es que, tal y como confiesa la actriz «la llegada de los mellizos también le ha dado un poco de celos, así que sigue con nosotros y los mellizos en una cama a nuestro lado». Es decir, que Elsa, además, también colecha.

Y no sólo eso, también portea a sus mellizos. «Por la misma razón que el piel con piel, porque para ellos es fundamental estar cerca, se sienten más seguros, mucho más protegidos» Dejamos la entrevista porque ya se va acercando la hora de ir a dar de comer a los peques no si antes preguntarle si habrá más hijos. «No lo sé, quería tener tres y tengo tres», sonríe. Es feliz y se le nota.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia