fotolia
8 de marzo

¿Qué estudian las mujeres de hoy?

Hay más alumnas en las universidades que alumnos y obtienen mayor éxito pero eso no garantiza que tengan mejor futuro

Actualizado:

Parecen que los roles no cambian. Hay más mujeres europeas que llegan a la universidad y estudian una carrera que hombres. Sin embargo, siguen decantándose por áreas del conocimiento que tradicionalmente han sido terreno exclusivamente de ellas. Es decir, estudios de Ingeniería, Ciencias o Matemáticas siguen siendo dominio de hombres, mientras que áreas de Salud, Bienestar y Educación pertenecen a ellas.

Así lo corroboran datos de 2011: el 79,1% de los alumnos universitarios de grado del ámbito de la Formación y la Educación son mujeres y el 76% en las áreas de Salud y Bienestar. La cifra está más igualada entre los estudiantes de Ciencias, Matemáticas o Informática: el 59,2% son hombres frente al 40,8% de mujeres. Sin embargo, solo un 26% de los alumnos de Ingeniería son féminas.

Más mujeres

Excepto Grecia, el resto de los Estados miembros de la UE cuentan con más mujeres en las universidades que hombres. La media de la UE28 se sitúa en 121,6 féminas por cada 100 varones. España se encuentra ligeramente por debajo: 115,6 mujeres que cursan estudios superiores por cada 100 hombres. A la cabeza de este ranking, elaborado con datos de 2012 por Eurostat, se sitúa Polonia, que cuenta con 149,1 mujeres por cada 100 varones.

Ellas además consiguen mayor éxito en los estudios: a día de hoy hay un 27% más de mujeres que terminan sus carreras.

Sin embargo, tener mayor presencia en las aulas de las universidades y obtener mayor éxito en la carrera no garantiza que la proyección del futuro profesional de la mujer resulte más exitosa. Ellas constituyen cerca del 60 % de los licenciados universitarios en la UE, pero su representación entre los altos funcionarios y en los cargos decisorios es desproporcionadamente baja. El 73 % de los diputados nacionales son hombres y que las mujeres representan sólo el 17,8 % de los miembros de los consejos de administración de las grandes empresas. Por si fuera poco, el porcentaje de científicas e ingenieras en la UE no alcanza el 33 %, mientras que las mujeres representan el 80 % de la población activa en los sectores de la sanidad, la educación y el bienestar social.