fotolia

«Los niños aprenden a leer mucho antes y mucho mejor a través de las inteligencias múltiples»

Es una de las metodologías más vanguardistas que se están aplicando en los colegios, junto con las aulas cooperativas

m. j. Pérez-barco
Actualizado:

Gran parte de la comunidad educativa está convencida de que hay que cambiar la escuela tradicional a pesar de los recortes, de que aumente el número de alumnos por clase, de que el profesor haya perdido autoridad... De hecho, el 87% de los docentes afirman que el sistema actual no prepara a los alumnos lo suficiente para afrontar los grandes retos del siglo XXI y un 86% alertan de que las evaluaciones actuales no permiten desarrollar al máximo las capacidades de los estudiantes, como refleja la última encuesta realizada por la Fundación SM entre 2.900 profesores de España.

La fundación ha reunido en Madrid a expertos internacionales y nacionales que están desarrollando en los colegios los métodos educativos más vanguardistas que existen. La teoría de las inteligencias múltiples (del psicólogo estadounidense Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011) es una de las metodologías que más interés despiertan. Para lograr el éxito ya es necesario un currículo académico brillante, también hay que triunfar en otros ámbito de la vida: en la relación con los demás, en los negocios, en la vida privada...

Hay ocho tipos de inteligencias

Amparo Escamilla es una reconocida asesora (y defensora) de esta metodología. Explica que «hemos estado estimulando sistemáticamente menos de la mitad del potencial de nuestro cerebro. Se ha demostrado que somos más que una mente de lenguaje y matemáticas. Tenemos ocho tipos de inteligencias: el lenguaje visual, verbal, musical, el pensamiento lógico, el conocimiento de sí mismo y la relación y el trabajo con los otros. Aplicar las inteligencias múltiples en el aula aporta un reconocimiento de todas las capacidades de los niños y una vía para partir de sus fortalezas», explica. Donde las personas se diferencian es en la intensidad de estas inteligencias y en cómo las utilizan para llevar a cabo cualquier tarea. Hasta ahora la educación tradicional se ha centrado en el desarrollo de las inteligencias lingüístico-verbal y lógico-matemática relegando a un segundo plano todas las demás.

«Desde los tres años, los niños aplican técnicas para resolver conflictos»

Precisamente, esta nueva metodología está vigente en 250 centros que forman parte de un programa de SM, donde se ha constatado que se consiguen «logros fantásticos», asegura Escamilla. «Los profesores nos dicen que los niños atienden más y recuerdan mejor, que aprenden a leer mucho antes y mucho mejor, que preguntan y responden de una manera muy estructurada, que aplican, gracias a las técnicas de pensamiento, los contenidos que ha aprendido en un tema a otro, que observan todo con un afán investigador. Nos cuentan que construyen relatos en los que se ponen en lugar de otros, explican lo que sienten, describen las situaciones....También nos explican la forma en que, desde los tres y cuatro años, aplican técnicas para prevenir y resolver conflictos, técnicas para tomar decisiones y técnicas para analizar situaciones. Un padre contó que, estando él y su mujer hablando de los lugares donde pensaban ir de vacaciones, su hijo de cinco años intervino y les preguntó con la siguiente expresión: "Pero ¿habéis considerado todos los factores?"».

Y el esfuerzo es asumible. «Los profesores —cuenta esta experta— nos dicen que no es un duro trabajo. Es cierto que hay que formarse, pero existen muchos materiales, tanto impresos, como audiovisuales, además del acompañamiento que se ofrece».

Aprendizaje que funciona

La otra propuesta metodológica vanguardista se basa en el trabajo cooperativo en el aula. «La diversidad, entendida por las diferencias en los orígenes, intereses o lenguas que se dan en una clase justifican de por sí el interés de esta pedagogía», indican Amanda López de la Iglesia y Paula Martín, docentes con amplia experiencia en el ámbito de la implantación y trabajo en el aula de este tipo de aprendizaje. «La dinamización de las estructuras cooperativas da pie a la participación de todos los alumnos, y consigue que nadie quede excluido. La base del aprendizaje es el apoyo mutuo, algo deseable a todos los niveles».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia