Familia /educación

Pautas para elegir con acierto el colegio de tus hijos

Decantarse por un centro es una decisión que conlleva tanta responsabilidad como quebraderos de cabeza para los padres. Conozca las pistas para una decisión acertada

Actualizado:

El periodo de escolarización de nuevos alumnos en colegios e institutos para el curso 2013-2014 acaba de comenzar. Muchos niños entrarán por primera vez en el sistema educativo a sus tres o seis años, otros pasarán al instituto y algunos cambiarán de colegio por diversas circunstancias. En cualquiera de los casos, elegir un centro educativo supone no solo una prioridad en la familia, sino también una enorme responsabilidad que trae de cabeza a muchos padres, sobre todo cuando el niño va a ser escolarizado por primera vez. La mayor preocupación es acertar en una elección que va a perdurar durante años.

No existe una fórmula mágica, ni única, que dé respuesta a las preguntas que se plantean los padres para acertar en la elección, pues al final es una decisión personal de cada familia. ¿Cuál es el mejor colegio? ¿El que obtenga los mejores resultados de los alumnos en pruebas de conocimiento en 6º de Primaria o en Selectividad? ¿Uno bilingüe? ¿Uno religioso o uno laico? ¿El que esté más cerca de casa? ¿El que tenga menos alumnos por clase?

¿Es el mejor colegio para mi hijo?

Antes de resolver todas esas dudas, algunos expertos aconsejan plantearse otra prioridad, como explica Jorge Casesmeiro, director de Psicopaidos y asesor del Colegio de Pedagogos de Madrid: «Para enfocar bien la elección, antes que pensar en "el mejor colegio" preguntémonos si es "el mejor colegio para mi hijo". Los "rankings", instalaciones, idiomas... son una información que puede condicionar, pero nunca determinar la elección. Si uno conoce a su hijo, le quedarán más claros los factores más relevantes para su formación».

Sin embargo, ¿cómo acertar en la elección antes de esa edad, a los tres años, que es cuando la mayoría de los niños son escolarizados en España? «A esa edad, es difícil tener en cuenta las características de nuestro hijo, pues el pequeño aún se está desarrollando», afirma Carmen Guaita, maestra de Primaria y vicepresidenta nacional del sindicato de profesores ANPE.

Las prioridades para esta docente a esas edades tan tempranas obligan a una profunda reflexión. «Los padres tienen que plantearse una meta. No se trata de que sea cirujano o abogado, sino que debemos tener una visión final e integral de la persona en la que queremos que se convierta, de los valores y capacidades que queremos que posea. Para algunos puede ser más importante que al final del proceso educativo su hijo tenga un conocimiento profundo de varios idiomas, para otros que posea unos valores religiosos como la solidaridad y la generosidad, para otros que su hijo esté integrado en la sociedad real, que sea una persona que aporte valores a esa sociedad».

Uno de los puntos de partida para aclarar las ideas es, según Carmen Guaita, que los padres hagan un proceso de reflexión sobre cómo se imaginan a su hijo de adulto, cómo quieren que sea. «De esta forma, podrán determinar si desean que estudie con la élite, si prefieren que esté en un entorno adaptado a su situación, o si optan por que esté en una burbuja que no se corresponda con su realidad —con lo que se corre el riesgo de que sea el pobre en un colegio de ricos, y lo que ello supone—, si quiere que su formación sea religiosa o no...».

No hay que dejar de olvidar que el colegio proporcionará al alumno calidad de vida y autonomía. Por eso, el horario lectivo, el desplazamiento hasta el centro o las actividades extraescolares facilitarán descanso, tiempo de estudio y de ocio... «Si ir al cole supone dos horas de ruta al día, hay que pensar si merece la pena que el niño invierta ese tiempo, porque le puede privar de otras cosas», dice Guaita.

Visitar varios centros

El clima que se respira en el centro es otra de las prioridades para esta profesora: «Recomiendo a los padres que visiten con naturalidad varios colegios y no solamente se fijen en las instalaciones, el comedor, el polideportivo o las aulas. Deben recoger una visión del clima del centro: si está decorado con los trabajos de los alumnos, las actividades no lectivas que ofrece, cómo es la relación de padres y profesores, cómo funciona la asociación de padres y alumnos, fijarse en cómo salen los niños del centro, la despedida entre alumnos y profesores, si hay flexibilidad de horario para hablar con el tutor cuando surge un problema...». Cada detalle cuenta, «hasta qué pasa en el recreo después de comer, quién vigila a los niños...». En su opinión, pesan más estas particularidades que «dejarse llevar por los "rankings", ya que puede ser peligroso, porque no se conoce toda la verdad. Los "rankings" son solo un instrumento más».

El pedagogo Jorge Casesmeiro también ofrece una serie de pistas a considerar en la elección: «Es muy importante el compromiso real del centro por una formación integral del alumno: a nivel intelectual (aprender a pensar y expresarse: entender el mundo y buscar la verdad), ético (responsabilidad, respeto, tolerancia), estético/afectivo (sensibilidad, motivación, conocimiento interior) y con sentido de trascendencia (apertura a cuestiones de fondo, espiritualidad, ya sea religiosa, laica o aconfesional). En términos de didáctica: metodologías activas, que estimulen la exploración y la iniciativa, el gusto por pensar, aprender y participar, por aprender de los errores; trabajar en grupo».

Público, privado o concertado

La mayoría de los padres comienzan por establecer si quieren un colegio público, concertado o privado. «Quizá la crisis sea una buena oportunidad para que los padres que nunca pensaban en la oferta publica comprueben la buena calidad de esta enseñanza —añade Carmen Guaita—. Si tienen cerca un colegio público, les recomendaría que se acerquen a conocerlo para ver sus dotaciones, conocer al profesorado... Los colegios bilingües concretamente funcionan de maravilla. No se puede descartar esta opción solo por el hecho de ser una enseñanza pública».

Estos centros son gestionados por la Administración, por eso se garantiza la gratuidad de sus servicios. Cuando las plazas ofertadas son escasas se activa un proceso de selección de solicitudes de ingreso. Cada Comunidad autónoma tiene potestad para fijar sus propios criterios y los puntos que asignarán al alumno. En la Comunidad de Madrid han sido recientemente modificados.

Los colegios concertados son centros privados que disfrutan de subvenciones públicas, por lo que el coste de las matrículas es inferior al de los privados. Es un modelo intermedio entre la enseñanza pública y privada. Por lo general, solo suelen estar subvencionados los niveles obligatorios (segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria y ESO), pero los padres deben financiar el coste de los servicios como transporte escolar, comedor, clases de refuerzo, actividades extraescolares, etc. Se concierta un determinado número de aulas en cada colegio aunque es habitual que el acuerdo afecte a la inmensa mayoría de las aulas.

«En los centros privados el modelo de educación es financiado por los padres de los alumnos y están autorizados para implantar un ideario de enseñanza propio, siempre que se ajusten a las exigencias que marca la ley. También tienen libertad para establecer sus normas de admisión», asegura Julio Ros, director de publicaciones de Infoempleo.com que edita la guía Dices de los mejores colegios de España.

Enseñanza de calidad

Tanto si se decanta por una opción u otra, lo importante es poder dar a su hijo una enseñanza de calidad. Pero, ¿cómo determinarla? Los expertos en la materia recomiendan que los padres busquen referencias directas del centro que les interese. Para ello, pueden ir a la salida de clase y preguntar a los padres de alumnos las cuestiones que más le inquieten y, posteriormente, concertar una entrevista con los responsables o profesores del centro para profundizar en aquellos asuntos de los que necesite más información. No obstante, algunos colegios celebran «jornadas de puertas abiertas» para que los padres vean el centro en pleno funcionamiento y resuelvan sus dudas «in situ».

Según Carmen Guaita, la calidad de un centro se determina por una serie de indicadores «cómo son los proyectos que desarrolla, su innovación, los idiomas que imparte, la posibilidad de intercambio de alumnos con otros centros, incluso en el extranjero, la amplia capacidad de las aulas de informática, la importancia que se concede al deporte...».

Bien es cierto que una de las «guías» que utilizan muchos padres es valorar los resultados que han obtenido los alumnos del colegio en Selectividad, el número de aprobados. También puede informarse en la Asociación de Padres de Alumnos que tenga el centro.

Respecto a la cualificación del profesorado, añade que «su calidad es una cuestión que no se puede poner en duda porque los docentes, ya sean de centros públicos, concertados o privados, están muy preparados para desarrollar su trabajo».

Perfil del alumnado

Conocer el perfil del alumnado también puede ofrecerle pistas para saber con quién compartirá las clases su hijo codo con codo. Debe saber si hay niños extranjeros, su procedencia, y el ratio de niños por clase.

Instalaciones

No pase por alto las instalaciones, que deben estar cuidadas y adaptadas para los más pequeños como, por ejemplo, los cuartos de baño, adecuados al tamaño de los más pequeños. También es importante que se fije en el número de laboratorios, en las aulas de informática, la biblioteca, el salón de actos, las instalaciones deportivas, en si el comedor tiene cocina propia o no, si dispone de servicio de guardería, rutas escolares, así como actividades extra escolares, programas para el verano, si cuenta con un gabinete médico permanente o de enfermería o cómo funciona el departamento de orientación educativa.

Sea cual sea su opción, lo importante es que recabe información suficiente sobre los centros que está barajando y tenga en cuenta que en los colegios privados podrá presentar cuantas solicitudes desee, mientras que en los públicos y concertados se entrega una única instancia en el colegio elegido.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia