Familia /educación

Mamá, ¡quiero estudiar en Harvard!

Pese a la crisis, aumenta el número de estudiantes que quieren completar su formación fuera de España

Actualizado:

La actual situación económica y los graves problemas que está atravesando el sector de la educación en España, hace que cada vez más estudiantes y padres decidan apostar por centros de estudios internacionales a la hora de terminar sus estudios universitarios, apostando así por otro tipo de formación más completa y asegurándose así el conocimiento pleno de un nuevo idioma.

Según el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos, el número de alumnos españoles que decidieron cursar algún estudio académico en un país europeo fue de 33.616, un 17’3% más que el año anterior, mientras que para este año se espera que el incremento supere el 20%.

Datos del informe anual Open Doors 2012, sobre movilidad académica internacional, concluyen que el número de estudiantes españoles matriculados, sólo en el último año, en instituciones académicas en EE.UU. se ha incrementado en un 34,5%.

Para Alonso de Gregorio, director del Centro de Potenciación Curricular de la consultoría de estudios en el extranjero The Georgian Manor House, «la educación a nivel internacional indiscutiblemente se ha convertido en la mejor arma a la hora de mejorar el currículum académico de los estudiantes españoles, especialmente de aquellos que buscan labrarse un futuro en organizaciones y empresas multinacionales».

En el cada vez más globalizado mundo de los negocios desenvolverse en más de un idioma es de vital importancia. De hecho, «los directivos de este tipo de empresas consideran mucho más capacitados a la hora de desarrollar su trabajo diario, a aquellos que han completado su formación en el extranjero», recuerda Alonso.

Montserrat Viañamata, directora de The Georgian Manor House añade que «la opción de estudiar fuera es cada vez más tentadora para los padres españoles, ya que con ello se consiguen dos metas, por un lado aprovechar la calidad de la enseñanza, más exigente que la española, en muchos países europeos, y por otro lado, la inmersión en otra lengua, que es la manera más rápida y eficaz de dominarla».

A la hora de optar por una formación en el extranjero, las posibilidades son muchas: cursar un semestre o un curso completo de bachillerato en otro país, pasar un año universitario completo, o incluso cursar estudios de postgrado en una universidad extranjera.

Difícil acceso, trabajo asegurado

«Es muy significante el aumento que ha experimentado en el último año el número de consultas y peticiones sobre cursos en importantes universidades internacionales, más de un 60% frente al 2011», indica Viñamata.

Y es que muchos padres y jóvenes españoles deciden optar por cursar estudios en el extranjero para conseguir así entrar en prestigiosos centros internacionales, conscientes de que así, tienen el futuro laboral garantizado. Nombres como Harvard, Oxford o Cambridge actúan como grandes focos a la hora de atraer estudiantes de otros países. Pero «no siempre todos los que quieren acceder a ellos pueden hacerlo», recuerda Viñamata.

Así «la dificultad de admisión de cada centro, dependerá del prestigio y demanda que tenga el curso al que se quiere acceder y del perfil del alumno solicitante. Conviene seleccionar muy bien las universidades y los cursos que nos puedan interesar y a partir de ahí, informarse y prepararse muy bien sobre los requisitos de admisión, características del curso, precio, trámites a realizar, etc.», indica Montserrat Viñamata.

Por poner un ejemplo, en el caso de Harvard, la universidad más cara de EE.UU., los requisitos son muchos y no siempre se consigue la admisión. Por ello «es muy importante la preparación previa a la hora de elaborar el ensayo de presentación en el que el estudiante debe exponer el por qué ha elegido esa universidad y cuáles son sus objetivos y metas a alcanzar, conseguir dos o tres recomendaciones académicas o laborales, enviar un CV ampliamente detallado coherente a los estudios que se vayan a realizar, y superar con éxito 3 exámenes previos, TOEFL, GMAT y GRE, y una entrevista final».

Se presentan miles, pero los elegidos son sólo unos pocos. No en vano, los graduados en Harvard, no tienen ningún problema a la hora de encontrar trabajo; de hecho, el promedio de salario anual para un recién licenciado ronda los 130.000$», recalca Montserrat Viñamata.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia