Ahorro

Las galletas y el bocata, los reyes de los desayunos y meriendas españoles

Los padres retoman estos hábitos de su infancia para sus hijos

Actualizado:

La necesidad de ahorrar en la cesta de la compra ha hecho que muchos padres recuperen hábitos de su niñez que ya estaban dados casi por perdidos. El bocadillo de barra de pan vuelve a cobrar protagonismo en las meriendas frente a la bollería industrial o los productos empaquetados con soficticados diseños, muy atractivos para los más pequeños de la casa, y que tan de moda han estado durante los años de bonanza económica.

La mesa del desayuno también ha cambiado su aspecto. El vaso de leche, la tradicional galleta María para mojar y la rebanada de pan con mantequilla y mermelada recuperan, gracias a su bajo coste, a los adeptos que perdió hace años.

Récord de ventas

Así, al menos, queda patente en un reciente estudio de la consultora Nielsen titulado «El comportamiento de los mercados de Gran Consumo en España», en el que se confirma la «vuelta al hogar» con un retorno a los productos básicos. Entre sus datos se percibe un aumento de las ventas de galletas frente a los cereales y los yogures. De hecho las galletas han registrado un crecimiento del 4,8% en ventas, lo que supone todo un récord.

Los responsable del estudio explican este cambio haciendo alusión a los precios: el litro medio de la leche básica cuesta 0,66 céntimos de euros, frente a la leche enriquecida (0,99) o los yogures (2,29). En esa misma línea están las típicas galletas María cuyo valor medio es de 2,06 euros frente a los cereales empaquetados, cuyo precio estándar se sitúa en los 4,55 euros.

Productos frescos

«A pesar de que muchos padres y madres han recuperado estos hábitos para sus hijos —asegura Gustavo Nuñez, director general de Nielsen para España y Portugal—, las estrecheces económicas no han modificado, en cambio, la compra de algunos artículos como los productos frescos, que son esenciales en las dietas de las familias españolas, por encima de las de otros países europeos. Las piezas de fruta, las carnes y los pescados no sufren grandes alteraciones. De media, las familias españolas gastan 60 euros a la semana en alimentación, de los que 40 euros los dedican a productos envasados y 20 a productos frescos».«Las familias gastas a la semana 40 euros en produictos envasados y 20 en frescos»

Esa tendencia al ahorro y a la búsqueda de productos básicos también afecta a las comidas y cenas, en las que empiezan a reinar básicos como la pasta normal o el arroz, que en los últimos meses han bajado su precio, frente a las conservas de pescado o los vegetales, cuyo valor ha crecido. «Otro artículo que ha repuntado sus ventas gracias a la crisis —prosigue Gustavo Nuñez— es el aceite de girasol cuyo precio medio del litro está en 1,30 céntimos de euros, frente a los 2,97 del de oliva».

Compra calculada

Del estudio también se desprende que las dificultades económicas no han logrado que las familias dejen de valorar la innovación e, incluso, la sofisticación en algunos productos, máxime si estos les reportan comodidad y/o ahorro. «No existe un prototipo de consumidor único, pero se aprecia una tendencia por formatos más grandes que facilitan el ahorro, sobre todo en el caso de las familias numerosas.

Por el contrario, las familias más reducidas prefieren consumir formatos más pequeños puesto que, aunque los de mayor tamaño salen más barato a la larga, en el momento de comprarlos se ven obligados a pagar más y su economía semanal no se lo permite», señala el director general de Nielsen.

Respecto a la forma de hacer la compra, el estudio destaca que las familias se lo piensan más y la hacen de manera más calculada. Además, en vez de desplazarse al hipermercado con el maletero del coche vacío se opta por una compra en tiendas cercanas en las que se adquieren menos productos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia