Crimea sigue siendo territorio ucraniano... en Eurovisión
La representante ucraniana Mariya Yaremchuk, durante uno de los ensayos - abc

Crimea sigue siendo territorio ucraniano... en Eurovisión

Los organizadores del festival argumentan que la operadora de Ucrania tiene una mejor infraestructura en la región para contabilizar los votos telefónicos

Actualizado:

Para el festival de Eurovisión, Crimea pertenece todavía a Ucrania. Aunque en el referéndum del pasado 16 de marzo el 96,77% de los habitantes de esta región votaron a favor de su adhesión a Rusia, el certamen ha anunciado que a pesar del conflicto político y los resultados de esta consulta, los votos de esta zona seguirán computando como ucranianos. Las razones que esgrime la UER, ente organizadora del concurso, se basan sobre todo en la infraestructura de la república, ya que la operadora telefónica de Ucrania es la que aporta la mejor cobertura y cuenta con mayor capacidad para realizar el recuento de votos de manera fiable.

El festival de Eurovisión, que este año se celebra en Copenhague (Dinamarca), será el primer acontecimiento ante la comunidad internacional en el que Rusia y Ucrania compitan tras las fuertes tensiones diplomáticas. Ambos países, además, concurrirán en la primera semifinal en busca de una de las diez plazas que dan acceso a la gran final del sábado 10. Para el festival, omitir los votos de esta zona era algo descartado y se ha tomado la decisión más correcta. «No podemos negar a la gente que vote. Además aislar la región es extremadamente complicado. Sería imposible para nosotros saber si una llamada de teléfono móvil viene de Crimea o Moscú», señalaba Jon Ola Sand, supervisor ejecutivo de la red.

En la guerra «eurovisiva», Ucrania se suma además otro tanto. La simpatía hacia Kiev tras los últimos acontecimientos es palpable a nivel político en el país anfitrión. El socialdemócrata Lasse Quvang, aspirante a las elecciones europeas del 25 de mayo, pidió hace varias semanas a la televisión pública DR el boicot a Moscú. Incluso diarios suecos, como el «Aftonbladet», señalaban que no era posible aceptar que Crimea formara parte del televoto ruso. «Eso sería aceptar su incorporación a Rusia», explicaban. La directora del canal, sin embargo, recordó que sólo la UER puede expulsar a un participante si incumple las reglas y que el certamen musical se creó precisamente con la idea de «unir a Europa».

Pese a todo, el certamen ha hecho pública en la primera semana de ensayos la buena relación entre ambas delegaciones durante su estancia en Dinamarca y confía en que la decisión tomada no se contamine políticamente fuera del festival.