¿Homofobia en Eurovisión?
La austriaca Conchita Wurst y el armenio Aram MP3 - EUROVISION.TV

¿Homofobia en Eurovisión?

El representante armenio y favorito en las apuestas para ganar el festival arremete contra Conchita Wurst, la austriaca «mujer barbuda»

Actualizado:

A algo más de un mes para el festival, Eurovisión 2014 ya tiene servidas en bandeja sus primeras polémicas. A la espera de conocer cómo afectará el conflicto de Crimea a las hasta ahora siempre buenas relaciones eurovisivas entre Ucrania y Rusia, dos fuertes candidatos de este año se han enzarzado en una agria disputa que sigue evidenciando las grandes diferencias culturales que existen entre los distintos países europeos que concursan en el certamen.

Como se esperaba, la designación de Conchita Wurst como la representante austriaca ha suscitado una gran controversia. Y es que ella es en realidad él, un joven exescaparatista llamado Thomas Neuwirth que se sube a los escenarios vestido de mujer y luciendo una frondosa barba. Su provocativo «look» fue ideado por él mismo para dejar su oficio de siempre y poder triunfar en el mundo de la música.

Pero su imagen no gusta en algunos países del este. En Rusia y Bielorusia se ha hecho campaña para que no se emita su actuación por televisión y en Azerbaiyán algunas voces han criticado también que la cadena pública vaya a ofrecer imágenes de la austriaca. Sin embargo, lo que ha levantado más polvareda han sido las declaraciones del armenio Aram MP3, considerado como el gran favorito en las casas de apuestas para llevarse el triunfo en la edición de este año.

Tal como se explica en un blog, el cantante empezó sus ataques a Conchita Wurst nada más ser designado por la televisión de su país como el representante en Eurovisión. Preguntado por el jefe de la delegación sobre su opinión sobre la orientación sexual de la «mujer barbuda austriaca», el intérprete contestó: «No es normal ni adecuado. Ojalá en Copenhague le ayudemos a decidir si es un hombre o una mujer»

Dos meses después, durante la presentación de su canción para el festival, Aram MP3 fue de nuevo preguntado sobre Conchita Wurst y sus respuestas avivaron aún más el fuego. «Acabo de darme cuenta de que estaremos en el mismo escenario, ya que como parte de Eurovisión todos los representantes tendremos que interpretar una canción juntos. Si quieren saber mi posición, cuando paso por Kom Aygi -un parque del centro de Yerevan frecuentado por gays y transexuales-, acelero mi coche. En este caso, intentaré aguantarlo como pueda»

Tras las críticas por sus comentarios, Aram MP3 quiso explicarse argumentando que sólo quería hacer reír a los periodistas y que nunca tuvo intención de ofrender a Conchita. Sin embargo, mantuvo su postura con respecto a la homosexualidad: «No vivo esa vida, e independientemente de cómo progrese o evolucione el mundo, éste es un asunto inaceptable para mí»

Campaña a favor de la candidatura austriaca

Conchita Wurst, muy conocida en las redes sociales por su humor ácido y sarcástico y por hacer gala de la lucha por los derechos de las minorías sexuales, no ha querido polemizar con su rival para el concurso y sólo le pide que hable con ella cuando se encuentren en Copenhague. «Al parecer quiere que sea una mujer, pero sólo le puedo decir a Aram, cariño, que soy una mujer muy trabajadora y un hombre increíblemente perezosa en mi tiempo libre, y eso no va a cambiar. Si tienes problemas para entenderme, estaré encantada de sentarme contigo y explicarte con más detalle. Y sobre tus comentarios homofóbicos, es una conversación que deberíamos tener», le ha respondido la cantante en declaraciones recogidas por el portal especializado eurovision-spain.com.

Mientras, la televisión austriaca sigue explotando el filón mediático de Wurst y ha animado a sus seguidores a ponerse una barba postiza para apoyar a su candidata en una campaña llamada «Unidos por la tolerancia». Queda ahora por ver si las declaraciones de Aram MP3 le perjudicarán de cara al triunfo en un festival donde el público homosexual representa un alto porcentaje de los espectadores que siguen cada año el certamen en directo o por televisión.