El look de Lisbeth Salander llega a H&M
Imagen de la colección - ABC

El look de Lisbeth Salander llega a H&M

La cadena sueca lanza una nueva colección, entre grunge y punk, inspirada en la antiheroína de las novelas de Stieg Larsson

MADRID Actualizado:

El «boom» de las colecciones cápsula continúa su auge. Mientras Giambattista Valli ha diseñado una colección «lowcost» para los almacenes Macy's, y la colaboración de Donatella Versace está a punto de llegar a las tiendas de H&M, ahora acabamos de saber que el «look Lisbeth Salander» (la protagonista de la saga «Millenium») llegará a la icónica tienda Colette de París a finales de noviembre, y en diciembre aterrizará en la cadena sueca.

Trish Summerville es la encargada de vestuario de una de las películas más esperadas del año, la versión de David Fincher de «Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres». En su honor, Summerville ha creado para H&M una colección de mujer, repleta de piezas inspiradas en la antiheroína de la película, Lisbeth Salander. La colección incluye 30 piezas y transmite esa

La colección transmite la tenebrosa sensación urbana de Salander

tenebrosa sensación urbana que tan bien define a la protagonista, con chaquetas y pantalones de piel, vaqueros rotos y desgarbadas sudaderas con capucha, todo en tonos industriales de negro, gris, blanco descolorido o rojo oscuro. Esta colección hará su debut de manera exclusiva en la parisina tienda de Colette el 28 de noviembre y a partir del 14 de diciembre llegará a los departamentos de Divided de aproximadamente 180 tiendas H&M del mundo. En España esta colección estará disponible en las tiendas de Portal del Ángel 22 (Barcelona), Preciados 6 y Gran Vía 37 (Madrid).

Un look agresivo y fuerte

«El look de Salander es muy real y cómodo, con prendas que el personaje lleva desde hace tiempo, por ejemplo chaquetas que la protegen del mundo exterior. Quería que la colección reflejase la esencia y fortaleza de Salander con un toque de tendencia, ¡me siento satisfecha con el resultado! Mi objetivo es que las mujeres encuentren alguna prenda que les encante y que la combinen con su propio guardarropa para crear un estilo personal», comenta Trish Summerville.

«Me encanta la colección y el resultado conseguido con Trish. Tiene buen ojo para la moda, una visión clara de lo que quiere y es específica. Las prendas transmiten actitud y respiran dureza pero sin perder estilo, sientan genial. La colección es mucho más que un vestuario de película, es una manifestación de moda, es moderna y de rabiosa actualidad,» afirma Anna Norling, diseñadora de la línea Divided en H&M.

El estilo de Salander es icónico: prendas moteras de piel, vaqueros desgastadísimos y sudaderas con capucha como las de la trilogía Millennium de Stieg Larsson. Esta Navidad se estrena la versión inglesa de la película dirigida por David Fincher que lleva a la pantalla el primer libro de la trilogía “Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres”.

Fincher recurrió a los servicios de la célebre diseñadora de vestuario Trish Summerville para encapsular el look de Salander, una visión reinventada de dejadez urbana y moda de la calle a la que Trish ha puesto sus señas de identidad, gracias a su trabajo en numerosas películas y su trabajo como estilista de músicos y actores.

El look de Salander gira en torno a la individualidad, a la supervivencia, y la colaboración de Trish con H&M Divided es fiel reflejo de su espíritu. Las chaquetas de inspiración motera son de líneas depuradas, entalladas y listas para proteger; el abrigo de lana con capucha lleva la cremallera en diagonal para abrigar bien; los cárdigans cierran bien delante para mayor comodidad en la ciudad; los pantalones son ceñidos, en piel funcional o denim con rotos, mientras que la minifalda vaquera da la impresión de haber sido cortada a mano. Las sudaderas con capucha y cremallera son imprescindibles, mientras que las camisetas aportan un punto de color con una bandera pintada a mano o mensajes impresos.

Los accesorios son esenciales para completar el estilismo, una bufanda con capucha de punto, una mochila desgastada o pendientes tribales. Las botas ponen la nota final al look, ya sean zapatillas deportivas de caña alta, una cuña urbana con plataforma o unas botas de piel previamente envejecidas.