Melania Trump, en el aeropuerto de Southampton el pasado miércoles, con un sombrero tipo plato de Phillip Tracy
Melania Trump, en el aeropuerto de Southampton el pasado miércoles, con un sombrero tipo plato de Phillip Tracy - AFP

Sombreros y tocados, vuelve el estilo de los años 50

Los «pill-box», los tipo plato y los turbantes, que a menudo escogían Balenciaga y Christian Dior, adornan las cabezas de actrices, reinas y princesas

MadridActualizado:

Aunque el uso habitual de sombreros se fecha 3000 años antes de Cristo con el hallazgo de la Venus de Brassempouy en Las Landas francesas, en las últimas décadas dejó casi prácticamente de utilizarse como ornamento. En pleno siglo XXI, su uso se recupera, ahora inspirado en el estilo de los años 50.

En esa época aún quedaban vestigios de la inspiración de Coco Chanel con sus sombreros «cannotiers» de paja, que ella cogía prestados del armario de Boy Capel antes de los años 20. Pero modelos como el «pillbox», el turbante, la diadema de felpa o terciopelo, el tipo plato y el «cloche» o campana, triunfaban en la década de los 50. Las siluetas más actuales se asemejan a loa modelos utilizados por Balenciaga en la época, que de modo rabiosamente innovador pero elegante, coronaba a sus modelos con piezas novedosas.

En 2019, novias, madrinas e invitadas se han vuelto a volcar en sus tocados, cada una intentando lucir favorecida con fascinators, sombreros, felpas o tocados. La inspiración viene a veces de Máxima de Holanda, de Kate Middleton, Beatrice Borromeo o Meghan Markle. Repasamos algunos de los modelos más en boga.

Pill-box. Redondo, pequeño, rígido y ajustado a la cabeza, este modelo, que se traduce como «pastillero», se hizo famoso entre las modelos del maestro Balenciaga, aunque también lo popularizó a finales de los 50 y principios de los 60 lo popularizó de nuevo Jackie Kennedy. Hechos en fieltro o rafia, triunfan este año en las pasarelas y los grandes eventos diurnos.

El modelo «pill-box», en rafia marrón, 345 euros, de Albus Lumen
El modelo «pill-box», en rafia marrón, 345 euros, de Albus Lumen - ABC

Fascinator. Con un soporte pequeño, este tipo de tocado, exuberante y ligero a la vez, no cubre nada más que una parte de la cabeza. Las flores, los pétalos y las plumas son algunos de sus protagonistas. Se llevan modelos que hace años hubieran resultado incluso ridículos o exagerados.

Turbante. Sencillo, ligero y adaptado a la cabeza, este tipo de tocado, de inspiración oriental, coronó con sencillez las cabezas de las princesas y actrices en los años 50, sirviéndoles de «tapadera» cuando no contaban con la ayuda de sus peluqueros. Grace Kelly fue una de sus valedoras y Máxima de Holanda los lleva mejor que nadie.

Turbante de colores, 19 euros, en Accessorize
Turbante de colores, 19 euros, en Accessorize - ABC

Felpa o diadema de tela. De moda en los años 70 y 80 para las niñas, la felpa de terciopelo o seda vuelve a los desfiles y escaparates con un aire renovado. Ya no se trata de un accesorio de «niña buena» sino de un favorecedor y sencillo tocado que aporta distinción. Kate Middleton se ha decantado por este tipo de tocado últimamente y le favorecen.

Diadema de seda ocre, 235 euros, Jennifer Behr para Net-a-porter
Diadema de seda ocre, 235 euros, Jennifer Behr para Net-a-porter - ABC

Tipo plato. Muy a la moda actualmente, este modelo de sombrero resultaba cuando menos curioso hasta recientemente. Elegante y sencillo, puede llevarse de lado o bien de modo horizontal, según sea su forma exacta y el efecto deseado. Fue uno de los modelos favoritos de Cristóbal Balenciaga y Christian Dior. Evita y Rita Hayworth los popularizaron.Meghan Markle y Melania Trump lo han lucido en sus últimas apariciones.

Cloche. Con forma de campana (cloche en francés) este modelo ha vuelto a las pasarelas con fuerza. Cubre parcialmente la parte superior de la cara y debe llevarse solo si se cuenta con una generosa estatura. En negro y en rafia, recuerdan muy especialmente a los utilizados por la actriz Audrey Hepburn durante los años 50.