La sensualidad hecha mujer

La sensualidad hecha mujer

A. ASENSIO | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De nuevo el Teatro Versace, ubicado en el histórico teatro milanés Alcione, ha sido el marco perfecto para que la diseñadora Donatella Versace deslumbrara en la capital lombarda con su esperadísimo desfile, que desplegó sobre la pasarela la sensualidad de unas propuestas que arroparán, o más bien desvestirán, a la mujer el próximo invierno.

Con delicadas texturas que esculpen la silueta, la colección de la creadora italiana muestra a una mujer hiperfemenina. Los profundos escotes y las grandes aberturas de las faldas dan un toque de elegante sensualidad al conjunto, en el que la intensidad de la paleta de colores se muestra a través de los tejidos de las prendas.

En esta ocasión, Donatella -que acaba de relanzar Versus, su línea más joven, en colaboración con el diseñador británico Christopher Kane- incorpora el metal y la napa a los tejidos, creando pinceladas de luz metálica que iluminan y revelan las formas del cuerpo. Mangas voluminosas terminan en forma de espiral. El trench bordado, en todas sus versiones, pisó con fuerza la pasarela unas veces marcando la silueta con cinturones que ciñen la cintura, y otras, se despega de ella, disimulando las formas. Todo ello con pantalones ajustados combinados con tops que mezclan transparencias y brillos y vestidos asimétricos drapeados. Con el negro como telón de fondo, al caer el día, los tejidos se iluminan para dar paso a largos vestidos, de línea vertical, bordados con diminutos cristales coloreados. Azul oscuro, cobalto, azules verdosos, petróleo, fucsia y turquesa con atrevidos destellos de escarlata y naranja pintan las propuestas que vestirán de elegancia la noche invernal.

Muy presente también sobre la pasarela el icono de la Casa de la Medusa, el bolso «Reve», que se presentó en diferentes materiales, sometidos al tratamiento especial del tejido rasgado tan característico en toda la colección.

Muchas fueron las personalidades que no quisieron perderse esta cita con la maison italiana. Valeria Mazza, Matteo Marzoto, Allegra y Francesca Versace, el fotógrafo Mario Testino o la editora del «Vogue» americano Anna Wintour, entre otros, se encontraban entre los privilegiados que acudieron al Teatro Versace de Milán para conocer en primera persona la colección otoño-Invierno 2009-10 de Versace.