Meghan Markle
Meghan Markle - AFP

Meghan Markle presenta su línea de ropa el día de su vuelta al trabajo

La Duquesa de Sussex regresó ayer a la vida pública tras su baja por maternidad y un verano cargado de polémica

Ivannia Salazar
LondresActualizado:

Da igual si está oficialmente activa como miembro de la Casa Real británica o de baja por maternidad. Meghan Markle no deja de acaparar titulares, ya sea por sus polémicos viajes, su rutina familiar, sus supuestos desplantes a la Reina o por motivos tan positivos como el de ayer. Y es que tras la darle la bienvenida al mundo al pequeño Archie el pasado mayo y tomarse cuatro meses para cuidar a su bebé, la Duquesa de Sussex inauguró su agenda oficial presentando una colección cápsula de ropa para mujeres trabajadoras en colaboración con la organización benéfica Smart Works.

Según explicó a ABC una portavoz de la organización, «ofrece de forma gratuita la asesoría de una estilista y un conjunto de ropa de alta calidad a mujeres desempleadas que tienen confirmada una entrevista de trabajo», además de «una sesión de coaching con un especialista en recursos humanos para que la entrevista sea exitosa». Si la aspirante obtiene el puesto, la organización le dona cinco conjuntos más de ropa (que también incluyen el bolso y los zapatos) para que pueda ir a trabajar adecuadamente vestida mientras le pagan el primer salario. «Aprovechamos el poder de la ropa y la confianza que aporta, sumada al coaching, para hacer que cada mujer dé lo mejor de sí misma en un momento crucial».

Mujeres desempleadas

La idea detrás de la organización es otorgarle a estas mujeres ropa que no podrían permitirse para ir correctamente preparadas a una entrevista, aumentar así la confianza en sí mismas y ofrecerles herramientas prácticas para tener éxito. «La mayoría son desempleadas de bajos recursos económicos que además tienen la autoestima minada tras una larga e infructuosa búsqueda de empleo», afirman.

Meghan Markle se convirtió en patrona de Smart Works hace unos meses, y anunció la salida de su colección en la edición de septiembre de la revista «Vogue», donde ejerció como editora invitada. Fue justamente su aporte en esta edición de la famosa revista uno de los episodios polémicos del año, ya que muchos le afearon el no haber incluido a la Reina Isabel II en su lista de «15 mujeres que cambian el mundo».

«No se trata solo de donar tu ropa y ver dónde acaba, sino de ser parte de las historias de éxito de otras mujeres», ha dicho la Duquesa, que ha contado para este proyecto con la colaboración de la marca Jigsaw y de su amiga, la diseñadora Misha Nonoo (la celestina que organizó la cita a ciegas entre Markle y Harry) y de las cadenas Marks & Spencer y John Lewis, donde ayer empezaron a venderse online las primeras dos prendas: un vestido (24 euros) y un bolso (134). Las otras son una camisa blanca, una chaqueta y un par de pantalones. Por cada pieza que se venda se donará otra igual a la organización. Markle intenta así empezar con buen pie su nueva temporada, después de un verano en el que su índice de popularidad entre los británicos cayó a su nivel más bajo.