El pasado nazi de Hugo Boss

El pasado nazi de Hugo Boss

La casa alemana entona el «mea culpa» y reconoce en un libro que el fundador de la firma Hugo Ferdinand Boss apoyó al Gobierno de Hitler

madrid Actualizado:

La casa alemana Hugo Boss ha reconocido que su fundador Hugo Ferdinand Boss apoyó a Adolf Hitler durante la Segunda Guerra Mundial para intentar salvaguardar su empresa.

El libro «Hugo boss, 1924-45» del historiador Roman Köster, docente de la Universidad de Historia Militar de Munich, que ha sido autorizado por la firma de ropa, revela que el jefe de la marca de ropa no sólo fue un ferviente nazi sino que durante la Segunda Guerra Mundial mantuvo esclavizados en su fábrica de Metzingen, en el estado de Baden-Wurttemberg a 180 prisioneros de guerra (140 franceses y 40 polacos).

Sesenta años después, la compañía ha publicado un comunicado en su página webpidiendo perdón y señalando su «más profundo pesar hacia aquellos que sufrieron daños durante sus trabajos forzados en la empresa de Hugo Ferdinand Boss bajo el régimen nacionalsocialista».

Productora de los uniformes de las SS

El libro, que recorre la vida del fundador de la compañía, recuerda que en 1933 Hugo Boss fue la productora y distribuidora oficial de los uniformes militares del partido nacionalsocialista alemán y desde 1938 comenzó a producir también los tarjes de las Waffen SS.

Los prisioneros, según el sitio web alemán «The Local», fueron «empleados» por Hugo Boss y vivían en pésimas condiciones en un campo de trabajo cercano a la fábrica. La higiene y los alimentos eran escasos y el ritmo de trabajo sangrante.

El fundador de Hugo Boss era un nazi convencido

El profesor Koester señala que los documentos investigados demuestran que el fundador de Hugo Boss era un nazi convencido: «No sólo apoyó el partido ya que obtuvo diversos contratos para la produccción de uniformes militares, sino que estaba totalmente integrado en el movimiento político».

El historiador afirma que la ideología del Tercer Reich fue «asimilada profundamente por el propietario de la empresa tanto que las condiciones de trabajo de los propios trabajadores fueron muy trágicas».

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, Hugo Ferdinand Boss fue procesado y multado por su participación en la estructura nazi. Murió en 1948 y desde ese momento empezó la producción de trajes para hombre, sector en el que se ha convertido en el íder nacional, además de ser una marca internacional de prestigio.