Custo BCN: «El futuro de la moda mira hacia Iberoamérica»
Custo Dalmau en su reciente desfile en Barcelona en «The Brandery» - efe

Custo BCN: «El futuro de la moda mira hacia Iberoamérica»

El diseñador catalán embiste la crisis con diferentes medidas empresariales, pero no renuncia a su desfile en Nueva York, donde es el único español que presenta trabajo

Actualizado:

«El de diseñador es un trabajo sin fin», explica Custo Dalmau a «ABC» al otro lado del teléfono. Después de preocuparse por las vacaciones de la periodista, el diseñador catalán se apresura a contar que él se encuentra inmerso en los preparativos de su próximo desfile en Nueva York. El 9 de septiembre Custo BCN vuelve a una de las mecas de la moda. «Llevamos 16 años participando, es una de las citas mas importantes del año. Tienes que resumir en 15 minutos el trabajo de seis meses», cuenta. La enorme repercusión es la que hace que, para la firma española, este desfile (que le cuesta 500.000 euros) merezca la pena en plena época de crisis y cambios de estrategia empresarial. «Apostamos por esta inversión», responde el diseñador.

Custo BCN es una firma más. Una de tantas que forman el sector textil de nuestro país que, según el Consejo Intertextil Español (CIE), marcará en 2012 un nuevo récord de exportaciones si mantiene el ritmo de crecimiento del 9% registrado en el primer trimestre del año, y superará los 10.000 millones de euros en ventas al exterior al cierre del ejercicio. El presidente del CIE, Alejandro Laquidain, señaló que la «asfixia crediticia» que está sufriendo el textil en el último año agrava la situación de un sector que «lucha por mantener el empleo» y que tiene que enfrentarse a dificultades como la caída del consumo y las medidas proteccionistas en los mercados de terceros.

¿Cómo ha afectado la crisis a su proyecto? «Hemos conseguido, sin cambiar la calidad del producto, reducir los precios un 50 % cambiando procesos de fabricación, utilizando nuevos métodos y deslocalizando a otros países», responde Dalmau. Ha mudado sus fábricas desde países del norte de África hasta Oriente, «para reducir costes», asegura Custo. La nueva filosofía empresarial está clara: «Vas reduciendo los márgenes, pero contamos con que el cliente va a seguir comprando. Eso es más ventajoso que dejar de vender».

El tipo de comprador ha cambiado con la crisis. Según el diseñador, sigue estando ahí, pero ahora se «preocupa más por lo que gasta». Por eso, de cara a este crudo invierno, ha decidido acentuar aún más la bajada de los precios «pese a la mala coyuntura».

Líneas más económicas

Custo BCN no es el primero, ni será el último que haya creado una segunda línea con colecciones a precios más asequibles. En España ya lo hacen Amaya Arzuaga, con su línea AA, (la que presenta cada edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid), y TCN con Alma. Las firmas de alta costura tampoco se avergüenzan a la hora de ampliar mercado con una clientela que mira de lejos sus escaparates, pero que puede pensarse comprar algo de sus segundas líneas (Balmain, Karl Lagerfeld, Jason Wu, Marchesa, las hermanas Olsen, etc).

efe
efe

Custo Line nació en 2011 y es una de las medidas anticrisis por las que ha apostado el diseñador catalán. «_Para nosotros los tiempos de crisis son de innovación y creatividad, en producto y en cómo llegar al consumidor». Custo BCN recurre habitualmente a las «pop up stores» de «stock». «En EE.UU. llevamos tres años haciéndolas y siempre son un éxito, y en España desde el año pasado», dice Custo. Estas tiendas temporales, además de dar salida a prendas de otras temporadas, consiguen llegar a puntos del país donde no hay distribución de la firma.

Los diseños de Custo han estado bajo los focos de las pasarelas de medio mundo. Pero Iberoamérica siempre consigue captar su atención. «El futuro de la moda mira hacia allí, sobre todo por su situación económica y eso se nota en este sector». Nos pide que recordemos que Sao Paulo ya no envidia a las grandes pasarelas. Le damos la razón. «Puede que hasta las grandes la envidien», sentencia.

La propuesta para el invierno 2013 de la opción «para todos los bolsillos» de Custo BCN es más sosegada, aunque no pierde la esencia que lleva más de 31 años trabajando: «Un proyecto identificable sin etiqueta». ¿Y cómo se consigue? «Cada colección es un laboratorio de la siguiente. Cambiarlo todo, pero seguir siendo los mismos».

Cuando sus camisetas desembarcaron en EE.UU. en los ochenta supusieron un soplo de aire fresco que pronto cautivó al público norteamericano. Y sigue haciéndolo. En esta edición de la NYFW será el único español en presentar su trabajo. «Intentamos que las prendas transmitan ironía, la moda es un trabajo serio, pero necesita de esa ironía», matiza Dalmau. El sector evoluciona y se desarrolla rápido, pero él está acostumbrado: «Lo que has utilizado hace cinco minutos ya ha caducado. Siempre ha sido así, el ritmo no ha bajado». Internet ha propiciado este frenetismo, pero también un mayor conocimiento: «Hay cultura de moda y cada vez más, no solo en España sino en todo el mundo».