Julia Schneider - reuters

Julia Schneider, ganadora del concurso Elite, reaviva la polémica sobre la anorexia

La joven de 15 años, y extremadamente delgada, se ha hecho con el prestigioso premio del concurso de modelos de esta firma que descubrió a figuras como Cindy Crawford

diario vasco Actualizado:

En plena vorágine mediática por la polémica surgida con la portada de la modelo estadounidense de 19 años, Karlie Kloss, para Vogue. En la que se puede observar el cuerpo exageradamente delgado y fibroso de la joven, surge Julia Schneider.

Se trata de la nueva y flamante ganadora del prestigioso concurso de modelos de la agencia Elite, responsables de descubrir a modelos de la talla de Cindy Crawford, quien ganara la primera edición del concurso, o Naomi Campbell, que sin participar fue una de las muchísimas supermodelos que formaron parte de su plantilla.

Cánones de belleza no saludables

La batalla por no potenciar cánones de belleza poco salubres lleva años perdida. Las promesas del mundo de la moda y editoriales de la misma industria de auto corregirse, los compromisos en pro de los millones de mujeres que cada año enferman, se mutilan o mueren de complicaciones en desórdenes alimenticios intentando llegar a un modelo de belleza artificial y poco realista, caen en saco roto. Tallaje, pasarelas y modelos siguen igual. Y si no miremos a Julia Schneider, claro ejemplo de lo que estamos hablando.

reuters
reuters

Estos modelos de belleza que parecen inventados por auténticos torturadores, personas que no ven en la mujer nada mas que un maniquí que desluce sus creaciones. Un canon de belleza impuesto por una industria que parece gobernada por hombres que no aman a las mujeres.

Y unas mujeres que decidimos odiarnos y acomplejarnos al no parecernos a aquellas a las que veneran moda, revistas y modistos. Mujeres que quieren parecerse a Julia Schneider, porque una gran prestigiosa agencia de modelos la ha elegido la mejor y más guapa.

Peso mínimo, salud y edad

El mensaje que lanzamos con portadas como la de Karlie Kloss para Vogue Italia, o con ganadoras de agencias de modelos como Julia Schneider es contundente. La mujer bella es la escuálida, sin un gramo de carne en el cuerpo. Una exhibición de huesos y piel.

Lo malo de todo esto es que las jóvenes se alimentan de toda esta industria y acaban cayendo en la anorexia o la bulimia para llegar a imitar a sus ídolos. Con 15 años un cuerpo de mujer aún no ha terminado de formarse, si además está mal nutrido el resultado es parecido a Julia Schneider. Pasen y vean, el futuro de la belleza está aquí, un mundo de esqueletos andantes, glamurosos eso sí.