Alessandra Ambrosio y Adriana Lima bailan al fin del desfile - REUTERS

Adriana Lima habla sobre la estricta dieta de las modelos de Victoria's Secret

Siguen un duro entrenamiento físico durante semanas y nueve días antes del desfile han de seguir una dieta basada en líquidos. La modelo Adriana Lima puntualiza que el «maratón» de cuidados previo al desfile «no es para tanto»

MADRID Actualizado:

Las modelos de Victoria's Secret son conocidas como algunas de las tops más espectaculares del mundo y el desfile anual de la firma de lencería es seguido por unos ocho millones de espectadores de todos los continentes. Pero, ¿cómo se preparan las modelos para convertirse en «ángeles»?

La realidad es mucho menos romántica que la impresionante puesta en escena del show. Nueve días antes del desfile, las chicas tienen que seguir una dieta líquida basada en batidos de proteínas y huevo en polvo, y doce horas antes del show no pueden beber agua. También han de hacer ejercicio dos veces al día desde tres semanas antes del gran día. Y eso, contando previamente con unas medidas «de infarto».

El diario The Telegraph publicaba ayer las declaraciones de Adriana Lima, uno de los «ángeles» veteranos, hablando de la dura preparación a la que son sometidas: «Es muy intenso, no es tanto el tiempo que dedicas al ejercicio, es la intensidad. Salto a la cuerda, boxeo, levanto pesas, pero me aburre todo eso». Además del deporte, admitía ver a un nutricionista que va midiendo su masa muscular, su porcentaje de grasa y sus niveles de retención de líquidos. Además de la dieta basada en batidos de proteínas, les prescribe vitaminas y suplementos para mantener a las modelos con energía durante el proceso, y les ordena beber casi cuatro litros diarios de agua, hasta que dejan de beber nueve horas antes del show.

Las declaraciones de la modelo han levantado una gran polémica sobre la dureza de esta preparación para estar físicamente arrolladoras. Hoy, la modelo ha querido matizar sus palabras asgurando que los detalles de esta «dieta de locura» son un «malentendido». Asegura que simplemente come «sano» y hace «mucho ejercicio», y pide a las chicas jóvenes que hayan podido leer sus palabras que no sigan dietas a base de líquidos y que no se «maten de hambre. ¡No lo hagáis, por favor!». Y confiesa que antes del desfile se tomó un café de Starbucks. ¿Le reñirán por ello?