Cuando Catherine Deneuve guardaba sus YSL en la buhardilla

Esta semana se subastan los 300 trajes que Yves Saint Laurent diseñó para la actriz

GinebraActualizado:

Fue un traje largo de crepé blanco y bordado en rojo el que inició la larga relación entre la icónica actriz francesa Catherine Deneuve y el gran Yves Saint Laurent, fallecido en 2008. Ahora la musa e íntima amiga del legendario modisto ha decidido pasar página y subastar un riquísimo guardarropa, testimonio de más de cuatro décadas de complicidad. Asegura Deneuve que su intención es que otras mujeres también puedan disfrutar de parte del legado de Saint Laurent.

La venta, que se celebrará el 24 de enero en la sede de Christie’s en la Avenue Montaigne de París y por internet (hasta el día 30), promete ser todo un acontecimiento mediático, pues coincide con la Semana de la Alta Costura y también porque los precios de salida son bastante atractivos.

Todo comenzó hace unos meses, cuando la actriz decidió, de forma inesperada, separarse de la casi totalidad de su exclusivo vestuario, firmado Yves Saint Laurent (YSL) y formado por una impresionante colección de más de 300 modelos y accesorios diseñados especialmente para ella. Aunque Deneuve ya cumplió los 75 años, el motivo de esta subasta no es una eventual retirada de los platós de cine -acaba de rodar una película con el japonés Hirokazu Kore, ganador del Festival de Cannes 2018-, sino la venta de su propiedad en Normandía, el castillo de Primard, en cuyos más de 1.200 metros cuadrados atesoraba este muestrario.

A pesar del estrés que supone la preparación de una venta de este tipo, la experta de Christie’s encargada de dirigirla, Camille de Foresta, encuentra unos minutos para explicar a ABC sus entresijos. «Fue a principios del verano pasado cuando telefoneó a su gran amigo François de Ricqlès, presidente de Christie’s, para anunciarle que quería desprenderse de su colección». De Foresta, experta en arte asiático y apasionada de la moda, explica que «Catherine se desprende, no sin nostalgia, de su casa en Normandía y sabe que nunca tendrá suficiente espacio para guardar los trajes de YSL». Un viaje de la especialista el castillo de Primard confirmó que « todas las piezas estaban perfectamente conservadas, bajo inmaculadas fundas de algodón. Se encontraban en la impresionante buhardilla de su mansión, donde le gustaba refugiarse para descansar. Los cuidaba y a menudo se los volvía a poner combinándolos con accesorios diferentes. Incluso, con varios años de intervalo. Estaba muy apegada a su guardarropa», dice De Foresta.

«Yves Saint Laurent fue prácticamente el único modisto encargado de vestir, de manera casi exclusiva, a esta estrella del cine francés, tanto para las grandes recepciones como en la vida diaria. Hay una gran variedad de vestidos y de accesorios, y los lotes corresponden a diferentes tallas que van desde la 36 hasta la 42», añade.

De Foresta destaca que «entre los trajes más emblemáticos se encuentra un vestido corto de perlas, de la colección de Alta Costura Primavera-Verano de 1969, que ha sido expuesto en el Metropolitan Art Museum de Nueva York y que lleva bordada la fecha en la que la actriz conoció a Alfred Hitchcock. Este modelo saldrá entre 3.000 y 5.000 euros. Otros lotes arrancan a precios inferiores, como una blusa de seda y un traje de arlequín de la colección de Otoño-Invierno de 1982, que tienen un precio de salida de 400 euros, así como el clásico esmoquin valorado en 1.000 euros. Christie’s, que el año pasado vendió la colección de Audrey Hepburn, espera que las valoraciones iniciales se multipliquen.

Siempre arreglada

«Catherine Deneuve no es solo un símbolo de Francia, sino un icono de moda. Una mujer a la que siempre le ha gustado ir arreglada para cualquier circunstancia», añade por su parte Dominique Deroche, directora de comunicación de Yves Saint Laurent durante más de 40 años y que también participa en los preparativos de la exposición previa a la subasta. Deroche recuerda que «un claro ejemplo de la estrecha colaboración que existía entre ellos fue el vestuario diseñado por el modisto para la película ‘‘Belle de jour’’, de Luis Buñuel. El gran éxito de esta cinta se debe no sólo al talento de Deneuve, sino también al de Saint Laurent, que consiguió vestirla de una manera elegante y refinada».

«Esta venta constituye un deleite para los amantes de Saint Laurent, porque la creación de modelos de Alta Costura de la firma cesó en 2002 y, en plena semana de la moda, contemplar esta cantidad de trajes, todos impecables, es una más que agradable sorpresa», culmina Deroche.