«Bergenbag», los bolsos personalizados que todas desean

La actriz Candice Bergen tiene lista de espera en su nuevo y curioso proyecto de moda

MadridActualizado:

En la era de lo homogéneo y las grandes multinacionales de la moda, Candice Bergen (72 años) aporta su granito de arena a la personalización de accesorios de alto nivel. La actriz, tantas veces premiada por su trabajo, ha conseguido un numeroso séquito de clientas que le encargan dibujar nombres, mascotas o flores sobre sus bolsos de Vuitton, Gucci o Hermès.

Los «Bergenbags» son el nuevo lujo, la personalización extrema a manos de una leyenda de Hollywood. «Siempre me gustó dibujar», ha contado Candice Bergen a la prensa estadounidense. Y es que esta mujer nacida en California, viene de una familia de artistas de origen sueco. Su padre, Charlie Bergen, fue el famoso ventrílocuo de los años 40 y 50 en Norteamérica. Candice, de niña, repartía su tiempo entre sus dibujos y los personajes creados por su padre, como el archifamoso muñeco Charlie McCarthy, un pequeño señor de madera que se convirtió en icono de la radio durante décadas.

Tiempo atrás, su hija, Chloe Malle, fruto de su matrimonio con el director y productor de cine francés, el fallecido Louis Malle, le sugirió pintar algunas imágenes en sus bolsos favoritos, entre otros en un gran bolso de monograma de Louis Vuitton. Y con el impulso de su hija y la repercusión de las fotos publicadas en su cuenta de Instagram, comenzó esta nueva aventura. Más adelante, Candice creó @Bergenbags, que le ha proporcionado una larga lista de fans dispuestas a pagar entre 300 y 1.200 dólares por la personalización de sus piezas más queridas.

Pero lo que empezó como una broma se ha convertido en todo un negocio que, como la actriz reconoce, aporta ganancias que vuelca directamente en proyectos caritativos. Una aparición entre los «regalos elegidos» de la revista Town & Country para la Navidad del 2017 supuso el despegue final. Aunque la actriz ha pensado en crear vajillas, la complicación del proceso le ha hecho mantenerse al margen.

Candice Bergen pasa sus horas de asueto en el porche de su casa en East Hampton. Allí, junto a una enorme cesta en la que acumula sus pinturas, dibuja sobre los bolsos con la música de clásicos norteamericanos en la radio. Sus encargos, en la mayor parte de los casos perritos u otras mascotas familiares, también incluyen galaxias, flores y monogramas, aunque la actriz teme aburrirse y desearía pintar otras caricaturas diferentes.

Estrella de la televisión

Candidata a los BAFTA por «Gandhi», vio su popularidad resurgir a finales de los años 80, cuando dio vida al personaje de Murphy Brown en la serie televisiva del mismo nombre, por la que fue premiada con Globos de Oro en 1988 y 1989, y por la que recibió cinco premios Emmy como mejor actriz de la pequeña pantalla.

En la serie «Murphy Brown»
En la serie «Murphy Brown»

Tras acabar «Murphy Brown», serie que duró 10 años, Bergen se dedicó a las comedias cinematográficas, con «Miss Congeniality» o «Sweet Home Alabama», para volver en 2005 a la televisión como parte de «Boston Legal», participando asimismo en producciones como «Sexo en Nueva York», «Will and Grace» o «House». A Bergen le encanta compartir su tiempo libre con Jane Fonda o Diane Keaton, grandes estrellas del celuloide y amigas de siempre. Ellas, Lena Dunham o Barbra Streisand han sido algunas de sus primeras clientas. Candice encuentra confort y entretenimiento en algo nuevo que puede llevar a cabo junto al jardín entre su casa y la de su hija, en su residencia de vacaciones en East Hampton. Y no se le resisten ni un clutch vintage de Valentino ni una serie de «Birkin» de Hermès.