De izquierda a derecha: Achim Post, Pedro Sánchez, Matteo Renzi, Manuel Valls y Diederik Samson
De izquierda a derecha: Achim Post, Pedro Sánchez, Matteo Renzi, Manuel Valls y Diederik Samson - EFE

El socialismo europeo opta por la camisa blanca

Rechazar la moda o elegir lo antiguo es tan respetable como útil para transmitir un mensaje. Cinco líderes del socialismo siguieron esta máxima el pasado fin de semana a través de esta prenda blanca

maría luisa funes
Actualizado:

En el siglo XIX el hombre dejó a la mujer las ropas sofisticadas, abrazando la simplicidad del traje de chaqueta casi tal y como lo conocemos actualmente. Se tomaron los pantalones largos del sur de Francia -hasta entonces se habían llevado bombachos-, la chaqueta oscura del «negro elegante y tristón» de la corte española y la camisa blanca de hilo de Holanda. Este «uniforme» dura hasta nuestros días.

La camisa blanca y simple sigue siendo la compañera del traje de vestir oscuro, e ir de camisa blanca remangada con pantalones negros da la impresión de acabar de quitarse la chaqueta y la corbata en el bar de debajo de la oficina. De hecho solo les falta la pajarita para ir de camareros.

En el llamado «Pacto del tortellino» (los protagonistas de esta foto dieron cuenta de un plato típico de tortellini con caldo), que ha tenido lugar este fin de semana en Bolonia, cada uno de los cinco «misters» (de la izquierda europea) en esta reunión de «L’Unità» lleva la camisa blanca de un modo particular. De izquierda a derecha de la imagen, repasamos el manual de estilo:

1. Achim Post (55 años). El secretario del SPD alemán y del Partido Socialista Europeo lleva la auténtica camisa de carnicero: amplia y limpia. Se remanga tanto que no dudamos de su experiencia cortando pollos y si bien la tela parece gruesa, la camisa debe tener varias tallas mas de la cuenta.

2. Pedro Sánchez (42 años). En Italia ya han bautizado al nuevo secretario general del PSOE como «el bello Pedro». Según la prensa italiana, ganaría este concurso de belleza. Pensé que ya habíamos ganado el mismo certamen con Zapatero… A Pedro le queda la camisa bien, pero la combina con vaqueros tipo pitillo y zapatón negro brillante durante el día. Eso es igual a un aprobado y dos suspensos. Por lo menos, se ha atrevido a leer en italiano, ya que hablarlo, no lo habla.

3. Matteo Renzi (39 años). Al presidente del Partido Democrático, exalcalde de Florencia y actual primer ministro de Italia, se le nota la influencia de Gucci. Los gerentes actuales de la casa florentina son muy amigos suyos y lleva una camisa tipo slim fit de las que se pegan al cuerpo como un guante. Baratas no son. Como buen italiano presumido se preocupa por su calzado.

4. Manuel Valls (52 años). El primer ministro francés lleva la versión «pobre» de la camisa blanca: mangas XXXL del primo Zumosol, cintura con bolsas laterales y un bolsillo casi en el «lomo». Lo peor es que la tela se transparenta.

5. Diederik Samson (43 años). Es el líder del Partido Laborista holandés. Sería la camisa más correcta de todas de no ser porque los hombros le van a reventar. Hace tiempo debería haber cambiado de talla, pero los holandeses odian gastar: no en vano las latas de sardinas eran la base de sus vacaciones en roulotte por España.