Una de las ilustraciones de Rafael de Penagos
Una de las ilustraciones de Rafael de Penagos - ABC
Revistas

Ángela Vallvey: «Las mujeres han pasado de ser "objetos" a convertirse en "sujetos" de la historia»

La autora de «Mientras los demás bailan» hace un repaso en su último libro a la transformación de la sociedad a través de la moda

Aurora VAsco
Actualizado:

Quien diga que nunca ha hojeado las páginas de una revista es susceptible de ser tachado de mentiroso. Las coloridas imágenes con las que se ilustran estas publicaciones son uno de los reclamos más efectivos de las editoriales, más aún en el caso de las revistas de moda. «Es muy difícil sustraerse de la magia de las tendencias», afirma Ángela Vallvey en «Mientras los demás bailan».

Y es que es muy complicado no sucumbir a los efectos «magnéticos» del papel satinado. Su último libro habla de ello en una historia que recrea la España de los años 40 a través una original visión sobre la moda, y en él se puede apreciar el cambio que ha vivido la sociedad de entonces hasta la de nuestros días en un intento de «dejar atrás lo malo para sobrevivir y soñar».

«En los 40, los consultorios sentimentales estaban a la orden del día»En «Mientras los demás bailan» se relata la historia de una mujer que debe hacer frente a las órdenes de su hermano y luchar por ser feliz. Como elemento curioso en su novela se halla un recordatorio a la sección de «contactos» de la prensa de por aquél entonces, y se descubre a una chica que escribe a una revista enviando su foto con el objetivo de conocer gente nueva. «En los años 40, los consultorios sentimentales estaban a la orden del día. He centrado la historia en los de revistas, pero también existían en la radio y llegaron a ser verdaderos fenómenos», cuenta la autora, que añade: «Los españoles ampliaban así sus círculos sociales, solicitaban consejos sentimentales... Estaban deseando salir de la asfixia que era el signo de los tiempos».

Hoy en día, por el contrario, los lectores de revistas de moda persiguen otros objetivos bien diferentes en la forma pero no en el contenido. En la actualidad, esa búsqueda de nuevas experiencias se consigue gracias a que las tendencias pueden ser seguidas por el público generalista o, al menos, se puede soñar con ellas: «La democratización de la moda ha proporcionado a las clases populares la posibilidad de tener estilo y aspirar a cierta elegancia», narra Ángela Vallvey.

Los famosos, clave a día de hoy

Precisamente, esas ansias por conseguir ser como las grandes estrellas es lo que propicia que los famosos estén –y siempre hayan estado– presentes en las revistas. «Aunque hubo un momento en que parecía que la gente de la calle llenaría un hueco importante en la moda, los famosos son los que continúan marcando estilo y por eso las firmas les regalan sus prendas», recuerda la ganadora del Premio Nadal 2002.

Las celebrities serían algo así como un «escaparate» andante ante miles de personas que siguen a su ídolo allá por donde va. Igual que las revistas. Las publicaciones de moda están a medio camino entre ser un folleto de venta o una propuesta realmente útil para llenar el fondo de armario. «Ambas cosas van juntas», explica Vallvey: « Son el escaparate en el cual se observa a la mujer contemporánea y, tal y como ocurre con todos los escaparates, no todo lo que se mira se compra, pero casi todo lo que se compra se ha mirado antes».