Este vestido largo en gasa de algodón mercerizado se inspiró en el retrato de la Reina María Luisa con mantilla
Este vestido largo en gasa de algodón mercerizado se inspiró en el retrato de la Reina María Luisa con mantilla - abc

Balenciaga, artista total

El museo dedicado al modista aborda la influencia de los grandes pintores en su trabajo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Un buen modisto debe ser arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida». Cristóbal Balenciaga condensó como nadie las capacidades del modista, artista total que trascendió el mundo de la alta costura y logró que su maestría con la aguja sea hoy vista frente a frente respecto a los grandes nombres del arte pictórico. Precisamente, una exposición recién inaugurada en el museo que lleva su nombre en su ciudad natal, Guetaria (Guipúzcoa), aborda las influencias que las obras de grandes pintores españoles tuvieron en su trayectoria. La exhibición «El arte de Balenciaga» está comisariada por Lorena Delgado, conservadora del madrileño Museo del Traje, de cuya colección proceden las sesenta piezas seleccionadas, la mitad de ellas inéditas.

La muestra construye un doble discurso, según explica Delgado, con el que por un lado se ponen al desnudo las «inspiraciones en el arte de Balenciaga con los grandes maestros de la pintura» española, de los que el modista vasco poseía un profundo conocimiento. Para ello se han colocado nueve reproducciones de grandes dimensiones con algunos de los cuadros que marcaron al modista, un recurso utilizado en la primera muestra dedicada a Balenciaga, en el Metropolitan de Nueva York, en 1973, según aclara la comisaria. Se establecen correspondencias entre las prendas del maestro costurero y lienzos de Zurbarán, Velázquez, Goya, Picasso o Zuloaga.

Pero, además, la exhibición sigue una evolución a lo largo de tres salas. En la primera de ellas se recogen las piezas con los volúmenes más grandes, para «ver toda la versatilidad», según aclara la comisaria, de las ejecuciones del creador vasco, instalado con gran éxito en el París de Coco Chanel y Christian Dior. Estamos ante el Balenciaga arquitecto, constructor de geometrías y juegos volumétricos soñados solo por las agujas más diestras.

La segunda sala muestra «el eterno binomio blanco-negro» con los trajes de cóctel en ese tono negro que fue signo distintivo de la casa Balenciaga en París y vestidos blancos, de novia. El último espacio que cierra la exposición se centra en la «paleta cromática del pintor»  Balenciaga.

Paralelamente a esta exposición, que permanecerá abierta hasta abril de 2015, el Museo del Traje de Madrid exhibe la muestra «La visión del genio, la técnica del maestro».