Siete prendas que no debes ponerte en Nochevieja

Siete prendas que no debes ponerte en Nochevieja

Vaqueros, plumas o bolsos XXL se encuentran entre lo que nunca debes llevar la última noche del año

Actualizado:

Vaqueros, plumas o bolsos XXL se encuentran entre lo que nunca debes llevar la última noche del año

1234567
  1. Vaqueros

    Aunque son muy cómodos, los vaqueros son prendas para el día a día y no aportan nada de glamour en una noche donde tienes que sentirte la más guapa de la fiesta. No te los pongas en ninguna de sus variedades: ni shorts, ni desgastados, ni rotos. Resérvalos para una merienda con tus amigos o para ir al cine con quien tú prefieras. Abandona la faceta «jeans» que todos llevamos dentro y, por unas horas, vístete con todo el glamour que puedas.

  2. Plumas

    Son muy bonitas, aportan un toque «chic» con el que otras prendas no podrían ni soñar y completan los looks con una sofisticación infalible. Sin embargo, es probable que en Nochevieja cenes fuera de casa o asistas a algún cotillón post-uvas en el que tu prenda más elegante se vea dañada por alguna indeseada mancha. Las plumas son muy difíciles de limpiar y, sí o sí, tendrás que llevar la prenda a alguna tintorería para eliminar el desastre. Si aun así te arriesgas a lucirlas, ten cuidado en no caer en el error de llenar tu cuerpo con ellas: parecerás un pájaro recién salido del nido.

  3. Botas altas

    Las botas son un aliado muy eficaz en las frías tardes de invierno puesto que, al cubrir gran parte de la pierna, mantienen mejor el calor corporal. Pero no las uses para tu look de fiesta. En Nochevieja, el calzado que no fallará te pongas lo que te pongas son unos buenos zapatos de tacón –si no quieres padecer dolores insufribles de pies, no exageres con su altura o recurre a los modelos con plataforma incluida–. En ocasiones, es mejor caer en lo clásico y acertar seguro.

  4. Megabolsos

    Nada de bolsos gigantes para la noche más mágica del año. La cartera, las llaves de casa y el stick labial con el que hayas maquillado tu sonrisa son los únicos elementos que necesitas llevar a la fiesta. Añade un plus de esnobismo a tu modelo con un bolso de dimensiones discretas, y no dudes en escogerlo con colores llamativos. Puede ser una buena idea un «clutch» amarillo limón para un look «total black» o uno rojo si prefieres el blanco absoluto. Además, si llevas un bolso de mano evitarás la tentación de coger las manoletinas de casa y cambiarte de zapatos a mitad de la noche.

  5. Raso

    Di adiós a los disfraces de princesa con los que te vestías en los carnavales de tu infancia. Un pequeño detalle en raso puede resultar muy elegante, pero un vestido confeccionado en este tipo de tela chirriará en cuanto salgas a la pista de baile. Además, dependiendo del modelo elegido, la tela de raso puede no marcar la figura y no favorecer tu silueta. Si te has pasado todo diciembre sin probar el turrón para presumir de curvas, no eches a perder tu esfuerzo con un material que las hará pasar desapercibidas.

  6. Tocados XXL

    Recuerda que vas a una fiesta de Nochevieja, no a una boda en El Escorial. Además de que la última noche del año no requiere una vestimenta de tanto rigor protocolario, la gran cantidad de gente que suele asistir a los cotillones te hará sentir incómoda con un tocado voluminoso en la cabeza. Es mejor recurrir a discretos detalles que embellezcan tu cabello, como pequeñas flores, una diadema con adorno o algún pasador bonito.

  7. ¿Accesorios? Sí, pero con cautela

    No caigas en el error de ponerte todo lo que tienes en el joyero si no quieres que te confundan con un árbol de Navidad. Elige con cuidado los pendientes, pulseras y collar que mejor combinan con el modelo que hará que seas la envidia de todos los que te miren. Recuerda que hay veces que es mejor apostar por un único complemento: si tu vestido es de cuello barco, simplemente con una bonita pulsera irás estupenda; si has optado por un escote en «v», no te pongas un collar largo.