Blanca Suárez, de Emilio Pucci
Blanca Suárez, de Emilio Pucci - efe
alfombra roja

Maribel Verdú, la más elegante de los Goya 2013

Maribel Verdú compitió con la pierna de Blanca Suárez por el protagonismo de la alfombra roja del cine español

Actualizado:

La alfombra roja de los Goya se ha seguido en directo a través de Twitter, minuto a minuto, vestido a vestido. Igual ocurrirá dentro de una semana con los Oscar. Pero, desde luego, no solo las separa el océano Atlántico. Nuestras actrices y actores procuran dar la mejor imagen posible en una gala como esta. La mayoría ha preferido optar por diseñadores de reconocida trayectoria internacional (Gucci, Dior, Elie Saab, Armani...). Tampoco en los Oscar visten exclusivamente de diseñadores norteamericanos, por si alguien pone ya el grito en el cielo.

La presentadora de la gala, Eva Hache, ha sido la gran abanderada del diseño patrio con vestidos firmados por Amaya Arzuaga, Antonio García, Duyos, Juanjo Oliva, Maya Hansen y Nicholas & Atienza.

Cuando aún no nos habíamos recuperado de la elegancia que desprendía el diseño de Raf Simmons para Dior que sacó Maribel Verdú, llegó Blanca Suárez. Era imposible no recordar la pierna de Angelina Jolie, que también lo hizo con un vestidazo negro, como el de la actriz española que firma Emilio Pucci. Suárez se ha rendido a la tendencia del «cut out» y ha mostrado su lado más sexy, dulcificado con joyas de Tous. Y hablando de joyas, las de Maribel Verdú, de Bárcena, eran prescindibles. Ese vestido no necesitaba nada más. A la que nada le sobraba ni le faltaba era a Nieves Álvarez. La presentadora no olvida su carrera de top model y consigue ser la más chic de la noche.

Entre las polémicas, la extrema delgadez de Goya Toledo. El escote de su maravilloso Elie Saab permitía que se contaran una por una sus costillas. También han llamado la atención la informalidad de Hugo Silva, sin corbata ni pajarita, y el vestido demasiado corto de Adriana Ugarte. Y el cotilleo confirmado de la noche ha sido un divorcio: Marc Clotet y Ana de Armas se han separado.

Poco riesgo e innovación. Sorprendentemente, han sido pocas las actrices que han acudido a la seguridad del negro o el blanco. Pero hay que mencionar a Belén Rueda, con su Carolina Herrera, y a María León, de Gucci. La actriz sevillana ha demostrado que ser joven y divertida no compite con la elegancia y su look es perfecto. En cuanto a los hombres, como era de esperar, Quim Gutiérrez se ha llevado el premio al más estiloso. Aunque Miguel Ángel Silvestre y Mario Casas, que ha recuperado su pelo tras el desastre de look de «Las brujas de Zugarramurdi», se lo han puesto difícil. Y aunque no hay gala sin errores estilísticos, la de este año ha elevado el sensiblemente el nivel de las pasadas.