se sincera en una revista

Naomi Campbell confiesa su adicción a las drogas

La modelo admite que una vez que consiguió desengancharse, muchos de sus amigos no quisieron volver a salir con ella

LOS ÁNGELES Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Guapos, ricos y famosos pero, sin embargo, muchas veces demasiado jóvenes para poder controlar los excesos que, de repente, se vuelven tan accesibles cuando uno llega a la cima del éxito. Así, Naomi Campbell ha confesado el impacto que tuvo su experiencia con las drogas cuando a los 20 años volaba por las pasarelas más prestigiosas.

Entrevistada en exclusiva por la revista GQ, la inglesa afirma abiertamente haber estado experimentando con distintas drogas, entre ellas, el alcohol y la cocaína. "Nunca pensé que fuera alcohólica pero ahora creo que eso va de la mano con el consumo de otro tipo de sustancias." "En aquellos momentos estaba emocionalmente ausente. Sólo quería borrar el dolor y tenía un montón de material a mi disposición para hacerlo, el mismo que todo el mundo. No me gustaba cómo era entonces porque el alcohol y las drogas no me hacían una persona mejor", comenta.

"Asociaba consumir alcohol y drogas a estar de fiesta. Me lo pasaba bien, era una auténtica 'party girl' (chica de fiesta). No necesitaba drogarme a diario, era sólo una cosa puntual. Era una adicta pero todavía podía funcionar en mi día a día con normalidad y, por eso, no me daba cuenta de cuánto poder tenía la droga sobre mí, no era consciente de que me estaba matando".

A día de hoy, Campbell tiene 40 años, está orgullosa de haber conseguido superar sus adicciones y considera que no hay que avergonzarse de pedir ayuda en estas situaciones. "Una vez que sabes que necesitas ayuda y la buscas tienes que tomarte tu tiempo para asimilar la situación, para acostumbrarte a la nueva disciplina". "Un problema de este tipo hay que contarlo cuando uno se sienta preparado para hacerlo. Hay gente que consigue escapar de esa prisión, como Eric Clapton. Yo también quise salir de ese mundo, volver a sentir paz y serenidad. Lo único que me dolió es que, una vez lo conseguí, muchos de mis amigos no quisieron volver a salir conmigo", confiesa.