Francisco Rivera, en una imagen de archivo - ABC
EN SU PUNTO

Quintero y Rivera, como la copla

Entre Jesús Quintero y Francisco Rivera funciona la química. Y se nota

Actualizado:

Entre Jesús Quintero y Francisco Rivera funciona la química. Y se nota. Lo comprobé la otra tarde en el coloquio de Los Jóvenes del Club Siglo XXI que, bajo el título «El flamenco, patrimonio inmaterial de la Humanidad», moderó Paloma Segrelles. Los ponentes fueron los citados Quintero y Rivera más el gran cantaor José Mercé y Rafael Amargo. Hubo lleno absoluto y muchas cosas interesantes en boca de los protagonistas. Se habló de los puristas del flamenco, del ingenio de sus artistas, se recordó a grandes como Antonio Gades, Antonio, Manolo Caracol, Mairena, Morente… En la mesa Quintero y Mercé soltaron las mejores perlas en completa armonía. No fue así el diálogo entre Quintero y Amargo, donde también noté que no hay química. Hubo palabras que parecían un cruce de navajas. Pero en lo que todos estuvieron de acuerdo fue en que el flamenco puro es el que más gusta fuera de nuestras fronteras y en la necesidad de apoyarlo como se merece.

Rivera demostró su inteligencia hablando muy poco. Cualquiera lo hacía con sus vecinos de mesa. Estuvo en calidad de torero y presentador de un programa de flamenco en Canal Sur —«El sol, la sal y el son», que produce Quintero—. De ahí que se hayan hecho casi inseparables. Al principio le costó pero se ha ido soltando y es que disfruta como pocos con ese arte. A su favor hay que decir que estuvo adorable pero muy prudente, ya que no quiso hablar de amores. Me cuentan que lleva meses viéndose con una tal María, de 23 años, licenciada en Periodismo, pero que no ejerce dado que trabaja en una empresa familiar. El rumor llega de buena tinta, pero Rivera me asegura que está solo y que no quiere novias. ¿Por cuánto tiempo?