Nervios en Dior
Espectacular creación de Dior en el desfile parisino - AFP

Nervios en Dior

Versace vuelve a la alta costura de París, mientras la «Maison» francesa sigue con un diseñador interino

Actualizado:

Versace vuelve a los desfiles de alta costura de París, después de un retiro voluntario de casi ocho años. Aunque la firma italiana seguía ofreciendo la ropa de Atelier Versace a sus fieles clientas, hacía ya mucho tiempo que no presentaba esta pequeña colección a modo de desfile, y en el marco de la semana de «haute couture» parisina.

Donatella Versace vuelve entonces a la carga con 15 looks ultrasexy y de pura esencia Versace, que se dividen entre trajes largos o ultracortos, ambos con toques futuristas (una tendencia que ya hemos visto en los desfiles de primavera-verano 2012). Predomina el uso del dorado en vestidos y topsestilo corsé, que recuerdan armaduras galácticas, que no estarían fuera de lugar en alguna película de ciencia ficción de George Lucas. ¿Lo más curioso? Los zapatos de tacón con polainas, como las de alguna heroína de los cómics de Marvel.

Nervios en Dior, ya que fue la segunda colección de alta costura «sans» Galliano. Para que quede claro, diseñador (o director creativo, como lo denominan en moda) sí tienen. Se llama Bill Gaytten, pero se sobreentiende que es un diseñador interino, hasta que fichen a un nuevo diseñador «estrella» para la «Maison» francesa. ¿El resultado de Dior by Gaytten? Cuarenta looks de fiesta ultraelaborados (a veces demasiado), en materiales como el chiffon o la organza, con faldas con muchos pliegues y mucho volumen. El leitmotivfue la transparencia, ya que las gasas dejaban poco a la imaginación, y entendemos que tendrán que invertir en metros y metros de tela de forro, para que las clientas de alta costura puedan lucirlos en la vida real.

No tenemos claro que Gaytten se quede con el trabajo de una vez por todas, pero sí que ni Charlize Theron ni Mila Kunis (imágenes de la casa) van a elegir entre estos vestidos para los Oscar, porque los looksno son aptos para la alfombra roja. No tienen ni el elemento sensual que buscan las actrices, ni los colores adecuados ni el brillo que necesita Hollywood.