Gran fiesta de Loewe en Barcelona
Judith Mascó y Vanessa Lorenzo acudieron a la fiesta Loewe - inés baucells

Gran fiesta de Loewe en Barcelona

La firma de lujo estrenó ayer su nueva tienda con una doble fiesta repleta de rostros famosos

BARCELONA Actualizado:

La firma de lujo conquistó ayer LEixample barcelonés con la reapertura de su tienda del Paseo de Gracia y el desfile de sus colecciones de mujer y de hombre otoño-invierno 2012-13 en la Fundació Tàpies. Una doble convocatoria que congregó a más de trescientas personas que quedaron deslumbradas por el gusto y la elegancia de Peter Marino a la hora de diseñar el nuevo continente de Loewe y la espectacular puesta en escena de la Fundació Tàpies reconvertida por una noche en la Fundación Loewe.

La nueva Tàpies, obra del arquitecto Iñaki Ábalos, fue el escenario perfecto para presentar las creaciones en cuero de Stuart Vevers tanto para hombre como para mujer. En el «front row» estaba bien posicionado Jaime de Marichalar flanqueado por la mujer del presidente de la Generalitat, Helena Rakosnik, y Núria Fernández. Las modelos Martina Klein y Laura Ponte tampoco que se quisieron perder esta cita tan especial donde también se dejaron ver Boris Izaguirre, Enrique Loewe, Pastora Vega bien acompañada por Juan Ribó, Ainoha Grandes, Mercedes Arnús, Paco Gaudier, Carlos Martorell, Mercedes Vilallonga, Luis Sans entre otros. Buena música, buena iluminación y un ambiente inmejorable.

Al acabar el desfile el público pudo disfrutar a sus anchas del museo de noche customizado para la ocasión con motivos de la firma Loewe. Enormes fotografías, bolsos multicolores y unas instalaciones muy creativas decoraban la segunda planta de la Fundació.

Loewe reconquista el Paseo de Gracia. El universo de Peter Marino (más famoso como el arquitecto de las estrellas) ha impregnado cada uno de los rincones de la nueva tienda de Loewe situada en la Casa Lleó i Morera de Domènech i Montaner.

El artífice del nuevo look define este templo de la moda barcelonesa como un espacio sólido, español y «non trendy». Y subraya que en el interior descubrimos bronce (los suelos de madera se han tratado al bronce), piedra y piel y que el olor corresponde a la propia marca Loewe. Marino, que no pudo asistir ayer a la inauguración, es famoso por su impactante decoración de la tienda de Prada en Nueva York, y hace un año tuvo la suerte de dar vida a la tienda de Chanel de Paseo de Gracia. En esta ocasión, el edificio de Domènec i Montaner también ha tomado la palabra y durante las obras de la planta superior se han descubierto unos frescos modernistas del año 1906 que se han restaurado y se han sumado a esta gran remodelación.

Siguiendo la moda de espacios vips, la tienda cuenta con dos salones (uno para mujer y otro para hombre) muy confortables con sendos probadores para los clientes que quieran intimidad y prefieran que nadie les moleste mientras eligen las prendas. ¡No falta un detalle! Dos patios interiores verticales revestidos de plantas verdes dan un aire fresco a la tienda de más de 600 metros cuadrados distribuidos en tres plantas.